POLIS – CIVITAS

Inicio » 2016 » octubre

Monthly Archives: octubre 2016

Anuncios

Brunelleschi, Filippo (1377-1446).

Comparto dos archivos con información sobre la obra de este arquitecto italiano. Ambos archivos proporcionan información pertinente y adecuada.

Esta información en mi concepto es valiosa para construir y evaluar conceptos sin los cuales la actividad proyectual es simple imitación y constituye un juego de abalorios sin ninguna importancia.

brunelleschi-vv1

Brunelleschi, Filippo (1377-1446).

http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=brunelleschi-filippo

Arquitecto y escultor italiano, nacido en Florencia en 1377 y muerto en la misma ciudad en 1446. Junto con Donatello, Masaccio y Alberti, es uno de los iniciadores del Renacimiento y uno de los primeros artistas que unifica en su persona algunos de los principios del Humanismo. Su actividad se centra principalmente en la arquitectura pero también fue escultor, inventor de máquinas e ingeniero, interesado sobre todo por el arte de las matemáticas, será el que definirá con toda precisión los principios fundamentales del sistema y las leyes de la perspectiva.

No recibió una formación típicamente renacentista como Alberti, sino que su formación se realizó en el ámbito del taller, como es característico de los artistas del Trecento, como orfebre y escultor. Él la completaría con un apasionado estudio de la antigüedad clásica y con los viajes a Roma en 1402, junto a su amigo Donatello. A diferencia de Alberti no dejó ningún tratado de teórico escrito.

Su obra más importante es, sin duda, la cúpula de Santa María de las Flores de Florencia, que supone una ruptura con toda la arquitectura que se estaba realizando en el momento y una vinculación con la antigüedad clásica. Pero además crea una nueva visión del arquitecto que deja de ser el maestro de obras medieval, para convertirse en proyectista y creador que resuelve los problemas desde la reflexión intelectual. A él se debe la invención del sistema de perspectiva, hecho por el que fue ensalzado por sus contemporáneos como el iniciador de una nueva era. Elaboró dos tablas de vistas de edificios florentinos, hoy perdidas, con las que formuló las leyes de la visión según el método de la perspectiva, que aplicado a sus obras consigue una medición racional del espacio. Creó una arquitectura a la medida del hombre en la que cada parte está armónicamente coordinada y proporcionada con el todo.

brunelleschi-v1

Catedral de Santa María de las Flores. Florencia (Italia).

Cúpula de Santa María de las Flores

En 1418, Brunelleschi gana un concurso convocado para la terminación de la catedral de Florencia, a la cual le faltaba por construir la cúpula. El primer problema con el que se tiene que enfrentar el arquitecto es el reto de trabajar en un edificio prácticamente terminado en un estilo anterior, el gótico. Brunelleschi con su solución consigue una integración del edificio anterior con la nueva estructura, al mismo tiempo plantea algo completamente novedoso.

Pero la construcción de la cúpula suponía ante todo un problema técnico: no era fácil cubrir un espacio de más de cuarenta metros de diámetro. El libro de Vasari nos cuenta multitud de anécdotas sobre los problemas de la construcción de la cúpula, desde los viajes de Brunelleschi a Roma para estudiar el problema hasta una reunión de arquitectos llegados de toda Italia para proponer una solución o la imposición de una serie de colaboraciones con viejos maestros. Realmente no es hasta 1423 cuando Brunelleschi es nombrado inventore e governatore della cuppole maggiore, momento a partir del cual puede desarrollar su plan con independencia.

Hasta no hace mucho tiempo, se había aceptado sin discusión la tradición recogida por Vasari, según la cual Brunelleschi buscó la solución en las antiguas cúpulas romanas, encontrando, en uno de sus viajes para el estudio de las ruinas, el secreto del sistema de los antiguos. Como modelo de la cúpula de Florencia se citaba la cubrición del Panteón de Roma. Sin embargo, la semejanza entre ambas cúpulas estriba sólo en sus dimensiones, ambas tienen casi el mismo diámetro. En el Panteón, su cúpula se apoya sobre los enormes muros cilíndricos en los que se encuentra medio empotrada, mientras que la cúpula de Florencia se tenía que levantar en medio de una iglesia y Brunelleschi la sitúa en un tambor octogonal, dejándola completamente al aire. La construcción también es distinta.

brunelleschi-vv9-sta-maria-de-fiore

La cúpula del Panteón de Roma es un macizo de hormigón y ladrillo, mientras que la de Florencia va a subdividir su peso con una cúpula interior más baja y semiesférica y una cúpula externa de arcos apuntados que reparte los empujes de la interior. Esta combinación permite contrarrestar los empujes horizontales de la bóveda interior, con el peso, en sentido contrario de la cúpula exterior. El modelo inspirador de este sistema es la arquitectura medieval, las cúpulas románicas cistercienses, siendo esféricas, se encontraban dentro del cimborrio, torre cuadrada u octogonal que por medio de su peso actuaba como fuerza vertical, contrarrestando el empuje horizontal de la bóveda. Pero Brunelleschi va más allá, reune las dos cúpulas en los ángulos por medio de cestillas y cincha la cúpula interior con grandes anillos de madera que se unían entre sí con vigas de hierro. Lo que más asombro causó en el momento de su construcción fue el que no se utilizó el sistema de cimbras, sólo se usó un castillo de madera para que pudieran trabajar los operarios, mientras que la cúpula se cerraba a medida que iba subiendo.

Al valor de su magnitud y su sistema técnico se une el de su belleza y su elegancia caracterizando el perfil de Florencia. La cúpula no sólo coordina, unifica y centraliza el espacio total del edificio, sino que repercute sobre todo el espacio urbano. Con sus ligeras curvas y su altura, se une al horizonte natural de las colinas que rodean Florencia convirtiéndose, no sólo en el exponente del orgullo ciudadano, sino en el símbolo de la ciudad estado y su territorio.

brunelleschi-vv2

Brunelleschi, por su obra, recibió la unánime admiración de todos los intelectuales florentinos de su tiempo, admiración que le han seguido dispensado las generaciones sucesivas. Es indudable que para realizar esta obra tuvo que desarrollar una constancia y una disciplina de estudio, por la que consigue conjugar de una forma genial su saber sobre las antigüedades romanas, los cimborrios medievales y las cúpulas bizantinas, produciendo una obra original en todos los sentidos.

La Iglesia de San Lorenzo

En el año 1421, Brunelleschi inicia las obras de la Sacristía de la iglesia de San Lorenzo que terminó en el año 1428. En ella plantea un espacio unitario, cubriendo un espacio cuadradocon una cúpula sobre pechinas, en el que, en una de sus paredes, se abre una pequeña capilla, también cuadrada, que igualmente cubre con cúpula. Con esto, Brunelleschi consigue dos espacios perfectamente centralizados, además de la demostración casi matemática de uno de los principios fundamentales de la perspectiva, la pluridimensionalidad del espacio. Al dar al espacio mayor, la sacristía, y al espacio menor, la capilla, el mismo esquema cúbico y la misma cubierta, se pone de manifiesto que ambas unidades espaciales son iguales y que su diferencia, puramente cuantitativa, depende de la distancia aparente, es decir, de su relación exclusivamente de perspectiva. Los elementos constructivos: pilares, arcos y frisos, están construidos con la llamada piedra “serena” de color oscuro subrayando su presencia sobre el blanco liso de los muros.

brunelleschi-vv6-sn-lorenzo

Hacia 1423, mientras trabajaba en la sacristía, inicia las obras de la iglesia, en ella plantea una planta de cruz latina ordenada de forma basilical, con tres naves, la central más alta que las laterales. La separación de naves se realiza mediante dos arquerías, cuya disposición yejecución recuerda la de las primitivas basílicas romanas. El crucero se cubre con cúpula sobre pechinas, las naves laterales lo hace con bóvedas y la nave central se cubre de forma adintelada con casetones. Las naves laterales, sin ninguna abertura al exterior, repiten el esquema de sucesión de arcos, recibiendo una luz matizada procedente de los óculos. La nave central se ilumina de forma uniforme mediante sus amplias ventanas. Una curiosa novedad de esta iglesia que la dota de gran elegancia, es la disposición de trozos cúbicos de entablamento, ubicados entre los capiteles y los arcos, cuya disposición recuerda a los grandes ábacos románicos y bizantinos, guardando siempre el sentido de la proporción.

brunelleschi-vv7-sn-lorenzo

En esta obra, Brunelleschi se muestra como un auténtico renovador del estilo, adoptando todos los elementos arquitectónicos clásicos e inspirándose en las basílicas romanas, aunque acentúa el interés visual hacia el altar mayor. Es uno de los mejores ejemplos para comprender el sentido unitario de la arquitectura del Renacimiento.

Capilla Pazzi

Entre 1430 y 1444, Brunelleschi realiza la capilla de los Pazzi en el claustro de Santa Corce de Florencia. En ella se va a repetir la idea de espacio centralizado que se había ensayado en la sacristía de San Lorenzo, aunque aquí la cúpula no va a descansar en cuatro muros, sino en dos muros y dos arcos con casetones que cobijan unas prolongaciones laterales. Esta disposición hace que el espacio se haga rectangular.

El espacio cúbico destinado al altar repite el esquema de la capilla de la sacristía de San Lorenzo y la cúpula que lo cubre parece la reducción de la cúpula del espacio rectangular. Está decorado con los cuatro medallones cerámicos realizados por Brunelleschi y que representan a los Evangelistas.

brunelleschi-vv4-cap-pazzi

Los muros de la capilla está decorados sobriamente con medallones realizados por Luca della Robbia, y ritmados con pilares acanalados. Se repite el juego cromático de presentar los elementos estructurales en piedra oscura sobre el fondo claro de los muros.
(Véase Luca Della Robbia).

La capilla Pazzi, que es la única obra de Brunelleschi que tiene fachada exterior, está resuelta con un gracioso pórtico, cuyas columnas lisas con capiteles corintios sostienen un entablamento, excepto en la parte central, donde se abre un arco. El pórtico se cubre con bóveda de cañón con casetones, interrumpida por una cúpula en su parte central. La función de esta fachada es separar el espacio ilimitado y lleno de sol del exterior, del universo geométrico interno. La bóveda y la pequeña cúpula del pórtico crean una zona de penumbra entre ambas partes, permitiendo que sólo pueda llegar una luz alta y uniforme que no proyecta sombras, la luz serena de la razón de los renacentistas.

brunelleschi-vv5-cap-pazzi
La capilla supone el esquema de lo que será la arquitectura renacentista. Planta cuadrada, cubierta con cúpula sobre pechinas, a lo que se antepone un pórtico con un arco central que rompe el dintel.

Otras obras

En la Iglesia del Santo Espíritu, Brunelleschi vuelve a plantear la solución dada en San Lorenzo, pero consigue un espacio más centralizado mediante la disposición de una planta de cruz latina que, mediante la inclusión de una gran cúpula en un pronunciado crucero, ofrece una sensación de unidad. En alzado se mantiene el sistema ya adoptado de nave central más alta que las laterales y separada de éstas mediante una rítmica arquería, cuyos arcos se corresponden con los vanos, utilizando los elementos de enlace, a modo de ábacos, entre capitel y arcos y el bicromatismo. El conjunto se muestra como un ejemplo de sobriedad y proporción.

 

El paso definitivo hacia el espacio centralizado es la capilla Pazzi, ya comentada.

brunelleschi-vv7-pazzi-sta-crocce
En arquitectura civil, Brunelleschi realiza dos modelos para las nuevas tipologías de edificios: el hospital y el palacio. En El Hospital de los Inocentes, presenta un edificio desligado de edificios religiosos y lo organiza de una forma totalmente novedosa. Plantea un edificio porticado, en el cual el pórtico sirve de transito entre el espacio ciudadano y el propiamente habitable. En él se sucede el mismo ritmo de arquerías y vanos separados por cornisa, que ya había utilizado en la nave central de la iglesia de San Lorenzo. En las enjutas de los arcos se incluye decoración mediante tondos de cerámica vidriada. Se mantiene el doble juego de color entre elementos estructurales y paramentos.

En el Palacio Pitti, edificio atribuido a Brunelleschi, se plantea el palacio urbano con un concepto que difiere de lo que hasta ese momento se había hecho en arquitectura civil europea, que tenía sobre todo un carácter defensivo. Este edificio insertado en el ámbito ciudadano, se entiende como parte del paisaje urbano. La fachada se organiza en tres pisos, separados por cornisas y rematados por una balaustrada. En él se introduce el sistema clásico de sucesión de órdenes, dórico en el primer piso, jónico en el segundo y corintio en el tercero. Igualmente se decora con el almohadillado, que se hará típico en la arquitectura civil florentina, aquí se presenta a la rústica, sin desgastar. Este mismo esquema será seguido en el palacio Storzzi y en el Médici-Ricardi.

brunelleschi-vv8-p-pitti

Sin duda otra de sus obras de gran trascendencia es La rotonda de los Angeles, que no fue concluida. En ella se plantea un edificio de planta poligonal, heredero de los baptisterios, totalmente centralizado y cuyo alzado se ordena en dos alturas, en su planteamiento se llega a la auténtica monumentalidad romana.

En su actividad como escultor, mucho menor que la de arquitecto, y en parte abandonada por ésta última, se sabe que participó en 1401, en el concurso para la segunda puerta del Baptisterio, con el panel El sacrificio de Isaac, conservado en el Museo Bargello de Florencia, por el que obtuvo el premio compartido con Ghiberti, pero renunció a realizar la obra conjuntamente. A partir de este momento abandona la escultura, actividad que no retoma hasta 1420 con la realización del Crucifijo de madera para la capilla Gondi en Santa María Novella que, como narra Vasari, fue producto de una competición con su amigo Donatello que realizó el Crucifijo de Santa Corce. Igualmente realizó los medallones en bajorrelieve de los Evangelistas situados en las pechinas de la capilla Pazzi.

Muere en 1446, en Florencia, siendo enterrado en Santa María del Fiore, donde su tumba permaneció olvidada durante siglos hasta que fue descubierta en 1972.

brunelleschi-v2

Brunelleschi. Planta del palacio Pitti de Florencia.

brunelleschi-v3

Brunelleschi. Fachada de la Capilla Pazzi de Florencia.

brunelleschi-v4

Brunelleschi. Sacrificio de Isaac.

Bibliografía

Filippo Brunelleschi Biography

Architect (1377–1446)

Quick Facts

Name: Filippo Brunelleschi

Occupation: Architect

Birth Date: 1377

Death Date: April 15, 1446

Place of Birth: Florence, Italy

Place of Death: Florence, Italy

Full Name: Filippo Brunelleschi

Filippo Brunelleschi was one of the leading architects and engineers of the Italian Renaissance, and is best known for his work on the Cathedral of Santa Maria del Fiore (the Duomo) in Florence.

Synopsis

Born in 1377 in Florence, Italy, Filippo Brunelleschi was an architect and engineer, and one of the pioneers of early Renaissance architecture in Italy. He was the first modern engineer and an innovative problem solver, building his major work, the dome of the Cathedral of Santa Maria del Fiore (the Duomo) in Florence, with the aid of machines that he invented specifically for the project.

Early Years

Born in 1377 in Florence, Italy, Filippo Brunelleschi’s early life is mostly a mystery. It is known that he was the second of three sons and that his father was a distinguished notary in Florence. Brunelleschi initially trained as a goldsmith and sculptor and enrolled in the Arte della Seta, the silk merchants’ guild, which also included goldsmiths, metalworkers and bronze workers. Around the turn of the century, he was designated a master goldsmith.

In 1401, Brunelleschi competed against Lorenzo Ghiberti, a young rival, and five other sculptors for the commission to make the bronze reliefs for the door of the Florence baptistery. Brunelleschi’s entry, “The Sacrifice of Isaac,” was the high point of his short career as a sculptor, but Ghiberti won the commission. Ghiberti went on to complete another set of bronze doors for the baptistery with the help of Renaissance giant Donatello. A hundred years later, Michelangelo said about the doors, “Surely these must be the ‘Gates of Paradise.'”

The Transition to Architecture

Brunelleschi’s disappointment at losing the baptistery commission might account for his decision to concentrate his talents on architecture instead of sculpture, but little biographical information is available about his life to explain the transition. (He continued to sculpt, but architecture was the dominant thread in his professional career.) Also unexplained is Brunelleschi’s sudden transition from his training in the Gothic or medieval manner to the new architectural classicism.

Perhaps he was simply inspired by his surroundings, since it was in this period (1402-1404) that Brunelleschi and his good friend and sculptor Donatello purportedly visited Rome to study the ancient ruins.

Donatello, nine years Brunelleschi’s junior, had also trained to be a goldsmith. After his training, he even worked in Lorenzo Ghiberti’s studio. In times past, writers and philosophers had discussed the grandeur and decline of ancient Rome, but it seems that until Brunelleschi and Donatello made their journey, no one had studied the physical presence of Rome’s ruins in detail. Although Donatello remained a sculptor, the trip seems to have had a profound effect on Brunelleschi, and he turned firmly and permanently to architecture in the following decade.

The Reinvention of Linear Perspective

Early, crude ideas of perspective were known to ancient Greeks, such as Polygnotus of Thasos, as well as ancient Roman artists in their frescos, but were lost during the Middle Ages. Additionally, Arab scientist Alhazen (b. c965 – d. 1040), in his Book of Optics, described his theory about the optical basis of perspective. His book was translated into Latin during the 14th century. Early in his architectural career (c. 1410-1415), Filippo Brunelleschi “rediscovered” the principles of linear perspective. With the foundation of these principles, one can paint or draw using a single vanishing point, toward which all lines on the same plane appear to converge, and objects appear smaller as they recede into the distance.

Brunelleschi displayed his findings with two painted panels (since lost) of Florentine streets and buildings. By using Brunelleschi’s perspective principles, artists of his generation were able to use two-dimensional canvases to create illusions of three-dimensional space, crafting a realism not seen previously.

Linear perspective as an artistic tool soon spread throughout the whole of Italy and then through Western Europe, and has remained a staple in artistic creation since.

Other Works and Death

Brunelleschi is also known for building or rebuilding military fortifications in such Italian cities as Pisa, Rencine, Vicopisano, Castellina and Rimini. He also created a hoist-like mechanism to help stage theatrical religious performances in Florentine churches (to assist angels in flying, for instance) and is credited with securing the first modern patent for a riverboat he invented.

Brunelleschi died in Florence on April 15, 1446, and is entombed in the Duomo. He is remembered as one of the giants of Renaissance architecture. The inscription on his grave within the basilica reads: “Both the magnificent dome of this famous church and many other devices invented by Filippo the architect bear witness to his superb skill. Therefore, in tribute to his exceptional talents, a grateful country that will always remember buries him here in the soil below.”

http://www.biography.com/people/filippo-brunelleschi-9229632

Anuncios

Ulu Camii: Mezquita de Bursa

Ulu Camii: Mezquita de Bursa

bursa-a

Considerada la mezquita más grande y espectacular de Bursa, en Turquía, Ulu Camii fue construida entre 1396 y 1399. Su creación estuvo a cargo del arquitecto Ali Neccar, quien siguió las órdenes del sultán Beyazid I. Después de ganar la Batalla de Nicópolis (1396), Beyazid había prometido edificar veinte mezquitas independientes. Sin embargo y aunque curiosamente no cuenta con una cúpula central, en el interior pueden observarse veinte cúpulas que comparten la estructura con dos alminares (palabra de origen árabe que da nombre a las clásicas torres de las mezquitas). Además, famosos calígrafos de la época aportaron su toque con 192 inscripciones que lucen en los gruesos muros de piedras talladas que componen esta obra colosal, iluminada por un inteligente y útil tragaluz medular.

bursa-aa

Ulu Camii en Bursa

De aproximadamente 5.000 metros cuadrados y forma rectangular, Ulu Camii se encuentra ubicada en pleno centro comercial de la ciudad de Bursa, en el noroeste de Turquía. Dispone de una sala central de 63 x 50 metros y varias partes de ella han sido restauradas y reconstruidas a lo largo del tiempo. Principalmente, a raíz del incendio ocurrido en 1402 y del terremoto de 1855.

Otra de las características que hace de esta mezquita un trabajo sumamente original, fiel muestra de la arquitectura anterior al Imperio otomano, es la fuente de mármol que se halla en el medio de la mencionada sala, bajo la cúpula mayor, generalmente construida fuera de la mezquita. Conocida como Şadırvan (en turco), es utilizada para las abluciones previas a los rezos y rituales. En definitiva, el abdesto (término de origen persa), que consiste en lavarse la cara, las manos y los pies por tres veces consecutivas.

bursa-b

Interior de la mezquita Ulu Camii de Bursa
Con respecto a las fabulosas tareas artísticas que evidencian las paredes del recinto, se trata de la representación de los 99 nombres de Alá. Además, ese sitio central de la Gran Mezquita cuenta con un majestuoso almimbar de nogal, tallado y adornado con gusto y estilo propio de la época y la región. Allí, cada viernes, el imán (imam, en árabe) da la oración colectiva correspondiente, mejor conocida como sermón.
Dentro de Ulu Camii, diversos puntos reflejan las claras diferencias culturales entre Oriente y Occidente. Resulta extraño ingresar a un lugar relacionado con la religión y percibir algo más que silencio y seriedad. El tema pasa porque las mezquitas, para los turcos, no se limitan al culto. También conllevan una cuestión social. Por ello, no debe llamar la atención el hecho de ver a algunas personas conversando o leyendo; e incluso a niños jugando en su interior.

Tal como indica la tradición ancestral, para ingresar es requisito obligatorio tener los pies descalzos y las mujeres además, llevar la cabeza cubierta.

Gran mezquita en Bursa

bursa-c

La Gran Mezquita de Bursa se trata de la representación de los 99 nombres de Allah
La Gran Mezquita de Bursa es la obra más histórica y más importante de la ciudad turca de Bursa, que servía de capital al Beylicato Otomano
09.06.2016 ~ 05.10.2016
La Gran Mezquita de Bursa se trata de la representación de los 99 nombres de Allah
La Gran Mezquita de Bursa (Ulu Camii) es una obra majestuosa construida por Bayazid I en 1399. El beylicato otomano se convirtió en un imperio después de la conquista de Estambul. La ciudad se expandía ininterrumpidamente con las tierras ganadas tanto en Anatolia como en Tracia dentro de 100 años tras su fundación. Bayazid I, por un lado, se ocupaba por la conquista de Estambul, por otro lado, intentaba asegurar la unidad en Anatolia. Y decidió construir una mezquita grande que demostraría la imponencia del estado creciente. Bayazid I había prometido edificar 20 mezquitas independientes si ganó la batalla de Nicópolis contra la Cruzada. Y decidió construir una mezquita de 20 cúpulas con el botín obtenido con la victoria que la concedió también a Bayazid I el título Yıldırım (el Rayo).

bursa-d

La mezquita cuya construcción duró tres años se inauguró con la participación amplía de los famosos clérigos, hombres de estado de aquel entonces y el pueblo. En su período se hizo la quinta mezquita más importante del mundo islámico. Y fue la mezquita más amplía de ese período como un lugar santuario. A la mezquita se entra por la puerta principal en el norte y por la segunda puerta que se sitúa en la parte oriental. La puerta norteña forma el círculo importante del paso a la arquitectura otomana de la arquitectura selyucida con sus características monumentales. El minarete en el nordeste fue construido por Bayazid I y el segundo minarete en el noroeste por su hijo Mehmed I Çelebi. Fue cubierta una cúpula en el centro del lugar de oración que se compone de 20 cúpulas que comparten la estructura con dos minaretes.

bursa-e

La fuente de abluciones (şadırvan, el turco, la cual sirve para que los fieles se laven los pies antes de entrar a la mezquita), no fue cubierta con cúpula. Hoy en día la fuente de abluciones está cubierta con una cúpula de vidrio. El mihrab nos saluda en la parte de Qibla entre las secciones de grandes columnas cuadradas. El mihrab, que alza hasta el techo, anima los sentimientos religiosos. El minbar monumental (el púlpito donde se sitúa el imán para hacer el sermón de los viernes) lleva una importancia vital con sus símbolos astronómicos. Sobre los paneles de madera geométricos en la parte oriental se encuentran los símbolos del sistema solar y en la parte oriental se hallan símbolos de galaxias.
Todavía hay 200 años a la detención de Galileo Galilei, astrónomo y filósofo italiano, por parte de la iglesia por haber sido declarado que la Tierra gira alrededor del Sol. Esto es un ejemplo importante que muestra la diferencia de pensamiento libre entre la civilización islámica y occidental en la Edad Media. En la pared en el este del mihrab se encuentra la alfombra de la Kaaba a la que trajo consigo el sultán Selim I después de la conquista de Egipto.

El sultán Selim I, quien era el primer califa otomano, renovó esta alfombra con otra alfombra en Estambul y regaló la antigua a la Gran Mezquita de Bursa. El califa colocó esta alfombra con sus propias manos acompañados por oraciones. Los famosos calígrafos de la época aportaron su toque con 192 inscripciones que lucen en los gruesos muros de piedras talladas que componen esta obra colosal, iluminada por un inteligente y útil tragaluz medular.

Durante la construcción de la mezquita, los importantes clérigos de la época también contribuyeron a la aparición de esta obra maravillosa. Lo más famoso es Emir Sultán quien leyó la primera jutba (la principal ocasión formal para la predicación pública en la tradición islámica) en el día de la inauguración de la mezquita. Cuando Emir Sultán subió a la tercera escalera del minbar, dijo al sultán Bayazid I: “Leer este jutba es el derecho del mayor personaje del mundo islámico”. Y Emir Sultán apuntó a un derviche entre la multitud llamada “Somuncu Baba” (Padre de los Panes). Somuncu Baba es un pobre quien distribuye pan cocinado en su convento a los pobres y los obreros de la mezquita.
Somuncu Baba subió al minbar y en su jutba hizo los siete comentarios diferentes de la sura Al-Fatiha. Todo el mundo entendió el primer comentario de la sura Al-Fatiha. El segundo fue entendido por la mitad del pueblo y el tercero solamente por los religiosos. Pero nadie no entendió a los demás. Tras este suceso, Somuncu Baba obtuvo la admiración de todo el pueblo. Entre los derviches estudiantes de Somuncu Baba se encuentran Hacı Bayram Veli y Akşemseddin, maestro de Mehmet II Fatih “el Conquistador”.

En la actualidad la Gran Mezquita de Bursa cada día atrae el interés de miles de visitantes. Los turistas nacionales e internacionales visitan con admiración las obras históricas en la mezquita. Especialmente la Gran Mezquita de Bursa se convierte en un monumento impresionante especialmente por las noches por su iluminación maravillosa.
________________________________________
Etiquetas: Estambul , Bayazid I , imperio otomano , Turquía , Gran Mezquita de Bursa
________________________________________

La gran mezquita de Bursa

Sonido