POLIS – CIVITAS

Inicio » Arquitectura » EL APORTE DE LEON BAPTISTA ALBERTI

EL APORTE DE LEON BAPTISTA ALBERTI

Percy Acuña Vigil

Pensamiento sobre la ontología de la ciudad

En esta bitácora comparto mis reflexiones y otras informaciones que reflexionan sobre la ciudad como la concreción del juego del poder.

Blog Stats

  • 188,376 hits

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 405 seguidores

Registrado en:

Peru Blogs

Leon Battista Alberti

alberti-post-v2

Leon Battista Alberti (Génova, Italia, 18 de febrero de 1404 – Roma, 25 de abril de 1472) fue un arquitecto, secretario personal (abreviador apostólico) de tres Papas —Eugenio IV, Nicolás V y Pío II—, humanista, tratadista, matemático y poeta italiano. Además de estas actividades principales, también fue criptógrafo, lingüista, filósofo, músico y arqueólogo. Es uno de los humanistas más polifacéticos e importantes del Renacimiento.

Alberti fue el primer teórico artístico del Renacimiento, una figura emblemática, por su dedicación a las más variadas disciplinas. Se mostró constantemente interesado por la búsqueda de reglas, tanto teóricas como prácticas, capaces de orientar el trabajo de los artistas; en sus obras menciona algunos cánones. Por ejemplo, en De statua expone las proporciones del cuerpo humano, en De pictura proporciona la primera definición de la perspectiva científica y por último en De re aedificatoria (obra que termina en 1452) describe toda la casuística relativa a la arquitectura moderna, subrayando la importancia del proyecto, los diversos tipos de edificios siguiendo las funciones que deben desempeñar.

El aspecto más innovador de sus propuestas consiste en mezclar lo antiguo y lo moderno propugnando de ese modo la praxis antigua y la moderna, que había iniciado Filippo Brunelleschi. Además, según Alberti: “…el artista en este contexto social no debe ser un simple artesano, sino un intelectual preparado en todas las disciplinas y en todos los terrenos”. Una idea heredera del enciclopedismo medieval de los doctos, pero adaptada a la vanguardia humanista.

La clase social con la que Alberti se relacionará es la alta burguesía culta florentina. Trabajó al servicio de los mecenas más importantes de su época: el papado, los Este en Ferrara, los Gonzaga en Mantua, los Malatesta en Rímini.

Biografía

alberti-degli-ufficci-v2a

Estatua de Alberti en la Galleria degli Uffizi.

La formación humanística

Alberti nació en Génova. Era hijo no natural de Lorenzo Alberti, miembro de una pobre familia de comerciantes y florentinos, desterrados de la ciudad toscana en 1401 por motivos políticos. De hecho, Alberti no conocerá la ciudad de la que su familia era originaria hasta 1434.

Sus primeros estudios los dedicó a las Letras, primero en Venecia y luego en Padua, pero los abandonó al trasladarse a la Universidad de Bolonia, donde empezó a estudiar Derecho (y tal vez griego), a la vez que desarrollaba otras disciplinas artísticas, entre las que hay que señalar la música, la pintura, la escultura, las ciencias físicas y matemáticas, y la filosofía.

Alberti se dedicó a la literatura desde muy joven, incluso antes de inicar sus estudios. En Bolonia escribió una comedia autobiográfica en latín, una lengua que dominaba con gran maestría, la Philodoxeos fabula (Amante de la Gloria), con la que consiguió engañar a todos los expertos de su época, que la consideraron original y la atribuyeron a Lépido, el nombre que usó para firmar Alberti. También en latín compuso diálogos, los Intercœnales, que algunos atribuyeron a Luciano de Samosata a causa de su circulación anónima y su carácter satírico, y en 1428, una obra titulada Deifira, en la que explicaba el modo de escapar de un amor que se hubiera iniciado con mal pie, inspirado con toda probabilidad en vivencias personales.

Tras la muerte de su padre en 1421, Alberti tuvo fuertes diferencias con la familia, a lo que se unieron problemas de tipo económico. En esta época Alberti fue ordenado sacerdote, y comenzó una exitosa carrera eclesiástica en la diplomacia de la Santa Sede. En 1431 se convirtió en secretario del patriarca de Grado, en 1432 se trasladó a Roma, en donde fue nombrado “abreviador apostólico” (su cargo eclesiástico era el de rubricar los “breves apostólicos”, las disposiciones papales enviadas a los obispos). Durante 34 años trabajó como abreviador, viviendo entre Roma, Ferrara, Bolonia, Florencia, Mantua y Rímini.

En 1433 Alberti empieza a redactar cuatro libros en lengua vulgar, en el dialecto italiano de la época hablado en la región toscana, una importante elección, los Libros de la Familia, que están considerados como su obra maestra, y que finaliza en 1441. Se trata también en esta ocasión de un tratado que “reproduce” un diálogo apócrifo desarrollado en Padua, en 1421. En el debate participan varios componentes de la familia Alberti, personajes reales. En el diálogo se enfrentan dos visiones opuestas: por una parte aparece la mentalidad emergente, burguesa y moderna, por otra la tradición, una mentalidad clásica unida al pasado. El análisis del libro es una visión de los principales aspectos de la vida social de la época, el matrimonio, la familia, la educación, la gestión económica de la familia, las relaciones sociales.

A pesar de haber escrito numerosos textos en latín, lengua a la que reconocía un gran valor cultural y unas cualidades expresivas superiores, Alberti fue un ferviente preconizador de la lengua vulgar, a la que consideraba más adecuada a las exigencias de una sociedad naciente en permanente transformación. La experiencia del Certame coronario, una competición de poesía dedicada al tema de la amistad, desarrollada en Florencia en 1441, sirvió como afirmación de la importancia y valor de la lengua vulgar. A la idea de este concurso hay que atribuir las pruebas de diversas líricas desarrolladas por Alberti, recogidas y publicadas sucesivamente con el título de Rimas, casi todas de tema amoroso, pero muy originales e innovadoras tanto en su estilo como en la métrica. Se trata de uno de los primeros ejemplos en la literatura italiana del recurso a una métrica “bárbara”.

La actividad como arquitecto

alberti-palacio-ruccellai

Palacio Rucellai, Florencia.

alberti-sta-maria-novella

Santa María Novella, Florencia.

Trabajó como arquitecto sobre todo para Giovanni di Paolo Rucellai, comerciante y humanista, amigo íntimo suyo y de su familia.

Por encargo de Rucellai en 1456 proyecta la finalización de la fachada de la iglesia de Santa Maria Novella, que había quedado inconclusa en 1365 en el primer nivel de arcadas. Alberti se encontró con el problema de tener que integrar elementos de épocas anteriores: debajo estaban las tumbas flanqueadas por arcos apuntados y las portadas laterales, también apuntadas, en cambio en la parte superior ya estaba establecida la altura del rosetón en el que, en la parte inferior insertó en el centro una portada clásica, y colocó una serie de arquitos, con una franja de mármol para separar y enmascarar las contradicciones entre los dos niveles. El factor de unificación más poderoso entre ambas partes fue completar la composición con incrustaciones de mármol inspiradas en el románico florentino, como en la fachada de la iglesia florentina de San Miniato.

De hecho, la fachada se inscribe perfectamente en un cuadrado cuyo lado coincide con la línea de base de la iglesia. Dividiendo en cuatro, dicho cuadrado, se obtienen cuatro cuadrados menores equivalentes a las partes fundamentales de la fachada: dos de ellos comprenden la zona inferior; mientras uno comprende la parte superior.

En 1447 se le encarga la construcción del Palacio de la familia Rucellai. Su intervención en él se centra en la fachada, sobre una base que imita el opus reticulatum romano, realizada entre 1450 y 1460, y formada por tres planos superpuestos, separados horizontalmente por cornisas; la superposición de filas de columnas con distintos órdenes tiene origen clásico, y se basa en el Coliseo: en el piso inferior dóricas, jónicas en el piso noble y corintias en el segundo piso. El palacio pasará a ser modelo para todas las siguientes construcciones de residencias señoriales.

alberti-sn-andres

En Mantua construyó la iglesia San Andrés.[1]

Alberti en Fiesole

Estudios recientes1 creen que la Villa Médicis de Fiesole (edificada entre 1451 y 1457), es fruto de un proyecto ideado por Leon Battista Alberti, y rechazan la anterior atribución a Michelozzo (derivadas de Vasari).

Comparando la villa fiesolana con los edificios descritos en el libro V del De re aedificatoria (que termina de redactar en 1450), haciendo especial mención a la villa campestre y al jardín suburbano, la villa tiene una serie de requisitos que parecen estar inspirados de (o haber inspirado) la obra de Alberti:

La posición de cercanía a la residencia urbana;
La visibilidad “nada más salir de la ciudad”;
Contar con un magnífico panorama;
“Vistas sobre la ciudad, la fortaleza, el mar o una amplia llanura”;
La existencia de una sala central, el ‘sinus’ de Alberti, en lugar del patio que utiliza Michelozzo;
La proyección al exterior, por medio de la terraza y el soportal que filtra la luz del jardín.

Además de la belleza del edificio no se basa en la decoración de tipo medieval, sino en la sencillez de la estructura que le confiere economía, necesidad y belleza y, sobre todo, en la armonía de las proporciones. La villa resulta proporcionada en todas sus partes, tanto internas como externas, según los conceptos de Alberti que remiten a los números, a la música y a la geometría.

La Villa Médicis de Fiésole tenía numerosos elementos innovadores que hacen de ella probablemente el primer modelo de residencia suburbana y de jardín totalmente renacentista.

alberti-villa-medicci-a-fiesole-v1

alberti-villa-medicci-a-fiesole-v2

alberti-villa-medicci-a-fiesole-v3

Arquitectura fuera de Florencia

alberti-st-francisco-de-rimini

Entrada de la Iglesia de San Francisco de Rímini, también llamado el Templo Malatestiano.

En 1450, Segismundo Malatesta lo llama y le solicita que vaya a Rímini. El objetivo es transformar la iglesia de San Francisco en un templo cristiano (el llamado Templo Malatestiano) a mayor gloria suya y de su familia. A la muerte del señor el templo permaneció inacabado en la parte superior de la portada, en la parte izquierda y en la tribuna. Se sabe del proyecto de Alberti por una medalla acuñada por Matteo de Pasti.

alberti-templo-malatesta

Alberti creó, para integrar la antigua iglesia, para no estropearla, un muro inspirado en modelos romanos, pero también en parte tomando modelos gótico-venecianos, elevándolo sobre una tarima, siguiendo el modelo de los templos griegos. Para la fachada utilizó la forma de un arco de triunfo que encuadraba la puerta central, que había tomado del arco de Rímini, situando en los lados dos arcos menores que tendrían que haber enmarcado los sepulcros de Segismundo e Isotta, su mujer; en la parte superior de la fachada, la parte central debía realzarse y acabarse en forma semicircular, junto a dos volutas semicirculares.

alberti-templo-malatesta-interior

En los lados estaba prevista teóricamente una columnata, inspirada en los acueductos romanos. En él debían haberse alojado las tumbas de los hombres ilustres de Rímini. Para el ábside quería desarrollar una gran rotonda cubierta de una bóveda hemisférica, solución tomada del Panteón. Una particularidad de esta obra era que el revestimiento no tiene en cuenta las anteriores oberturas góticas, de hecho, los arcos laterales no tienen la misma medida que las ventanas ojivales.

alberti-templo-malatesta-planta

San Sebastián, en Mantua.

En 1459 es requerido en Mantua a instancias de Ludovico Gonzaga. Su primera intervención en dicha ciudad es la iglesia de San Sebastián, que empieza en 1460. Esta iglesia era privada para los Gonzaga; tiene planta de cruz griega, dividida en dos pisos, uno de ellos enterrado, con tres brazos absidiados alrededor de un cuerpo cúbico. El brazo anterior tiene delante un pórtico con cinco aberturas. En la fachada el arquitrabe con tímpano dividido sobrevolado por un arco siriaco, inspirado en el arco de Orange.

alberti-sn-sebastian-mantuai

Su segunda intervención, también por encargo de los Gonzaga, es la iglesia de San Andrés, erigida para reemplazar una capilla anterior en la que se veneraba una reliquia de la sangre de Cristo. Alberti presentó su proyecto, inspirado en un modelo etrusco que toma de Vitruvio, en oposición al anterior, de Antonio Manetti. La iglesia, que se empieza a construir en 1472, tiene planta de cruz latina y una nave única, con capillas laterales rectangulares, inspirándose en el arco de triunfo clásico como el arco de Trajano en Ancona. La fachada se puede inscribir en un cuadrado, y todas las medidas de la nave, tanto en su planta como en su alzado, tienen un preciso módulo métrico. La tribuna y la cúpula se completaron siguiendo un diseño diferente del de Alberti.

alberti-sn-andres-altar

De 1467 data otra de las obras que lleva a cabo para los Rucellai: se trata del templete del Santo Sepulcro en la iglesia de San Pancracio de Florencia, construido siguiendo un paralelepípedo corintio, decorado con mármol, con figuras geométricas en proporción áurea, decoraciones geométricas, al igual que en la fachada de Santa Maria Novella, y que según Alberti, llevan a meditar acerca de los misterios de la fe.

Alberti también trabajó en Ferrara, en donde crea la parte trasera del Palacio Municipal, por aquella época sede de los Este y el campanario de la catedral con su característica bicromía de mármoles rosa y blanco.

Alberti trabajó para la curia romana hasta 1464, cuando se suprimió el colegio de los abreviadores, pero permaneció en la capital hasta su muerte, sucedida el 25 de abril de 1472, a los 68 años, Tras una intensa vida en la que había destacado en múltiples disciplinas. En el momento en que muere, ya hay un relevo: Leonardo Da Vinci tiene 20 años.

Alberti teórico

Una de las facetas más importantes en Alberti son sus tratados teóricos, por los que hoy conocemos su pensamiento artístico. Es curioso el concepto que tiene del arte y definición de la idea. La función del arquitecto es matemática, crear, dar proporciones. La labor de aparejador la hacen sus discípulos, que son los que resuelven los problemas a pie de obra. El arquitecto es el que la inventa.
De Pictura (1436)

De regreso a Florencia en 1434 Leon Battista Alberti, se acercó a la obra de los innovadores florentinos (Filippo Brunelleschi, Donatello y Masaccio). De 1436 data De Pictura , que el propio Alberti tradujo a toscano con el título “Della pittura”, obra que dedica a Brunelleschi. En este tratado trata de dar reglas sistemáticas a las artes figurativas. El tratado se basa principalmente en Euclides. En su introducción marca la distinción entre la forma presente, la palpable y la forma aparente, es decir, la que aparece ante la vista, que varía según la luz y el lugar, a la que se unió la teoría de los rayos visivos. Luego trata de los colores: el rojo, el azul, el verde y el amarillo (en correspondencia con los cuatro elementos) que Alberti define como colores fundamentales. El blanco y el negro no los define como colores, sino como modificación de la luz. Sigue la descripción del método prospectivo siguiendo principios geométricos.

El II libro habla de teoría artística. Alberti divide la pintura en tres partes:

Circumscriptione, es decir, contorno de los cuerpos, en donde trata del llamado velo, del sistema para trazar contornos precisos.
Compositione, es decir, composición de los planos, en donde trata de la teoría de las proporciones basándola en la anatomía.
Receptione di lumi, que trata de tonos y tintas, se habla fundamentalmente del relieve, y en este apartado reprueba también el uso excesivo del oro puro para los fondos.

El libro III trata de la formación y del modo de vida del artista, que ya no es artesano como antes, en tanto en cuanto su arte se basaba en la técnica, sino intelectual puesto que su arte se basa en las matemáticas y la geometría. En este tratado Alberti diferencia entre copia y variedad, diferencia que se expresará durante todo el Renacimiento. Mientras la copia es la abundancia de temas presentes en una composición, la variedad, en cambio, es la diversidad, tanto en la decoración como en los colores, de los temas. A este principio de variedad se adaptarán artistas diversos como Fra Filippo Lippi y Donatello.

En 1437 escribe, en latín, los Apologi, una especie de breviario de su filosofía vital. De 1450 es el Momus, sive De principe, una sátira alegórica construida según el modelo de Luciano de Samosata, que trata con bastante amargura las relaciones entre literatura y política.

De re aedificatoria (1452)

De re aedificatoria es un completo tratado de arquitectura en todos los aspectos teóricos y prácticos relativos a la profesión. La obra no fue publicada hasta unos años después de su muerte en 1485.

En Roma, durante el papado de Nicolás V, restauró las iglesias de Santa María la Mayor y Santo Stefano Rotondo. En dicha ciudad escribió De re aedificatoria en latín. Se trata de una obra no dirigida a especialistas, sino al gran público con formación humanística, tomando como modelo los diez libros de arquitectura de Vitruvio, que en aquel momento circulaba en copias manuscritas sin corregir filológicamente. La obra también está dividida en diez libros.

I- Lineamenta. (Regio (zona), Área (parcela), Partitio (ordenación), Paries (muros), Tectum (cubiertas) y Aperitio (huecos)
II- Materia
III- Opus (técnica constructiva)
IV- Universorum opus (obras generales)
V- Singuiorum opus (obras específicas)
VI- Ornamentum
VII- Sacrorum ornamentum
VIII- Publici profani ornamentum
IX- Privati ornamentum
X- Operitium instauratio (por primera vez un arquitecto se ocupa de la restauración, antes si alguien intervenía en una obra era para destruirla)

En los tres primeros, trata de la elección del terreno, de los materiales que deben utilizar y de los cimientos (lo que Vitrubio llama firmitas). Los libros IV y V se centran en diversos tipos de edificios (utilitas). El libro VI sobre la belleza arquitectónica (venustas), y en él habla de la belleza como una armonía que se puede expresar matemáticamente gracias a la ciencia de las proporciones. Este libro incluye, además un tratado acerca de la construcción de máquinas. Los libros VII, VIII y IX tratan de la construcción de iglesias, edificios públicos y privados. El libro X trata de restauración. En el tratado parte siempre del estudio de la antigüedad, un estudio basado sobre medidas de los monumentos antiguos, para proponer nuevos tipos de edificios modernos, y también edificios nuevos por la diferencia cronológica pero inspirados en el estilo antiguo, entre los que se incluían las prisiones, que trata de hacer más humanas, los hospitales y otros lugares de utilidad pública.

El texto, considerado fundador de la arquitectura de la época, expone las tres tesis centrales del florentino sobre la ciencia de la construcción: que el ser humano está hecho a semejanza de Dios, que un ser humano con brazos y piernas abiertos forman un círculo, y que es ese círculo la base de la divina armonía en la naturaleza.

El tratado fue una obra imprescindible para muchos hombres cultos: Pellegrino Prisciani escribió su Spectacula (que dedicó a Ercole I de Este) entre 1486 y 1502, tratando de explicar mejor las partes de texto de Alberti que tratan sumariamente del teatro antiguo, uniéndolo a fragmentos de Vitruvio que éste había omitido.

El término usado en el libro “concinnitas” se puede traducir como la justa medida, cuando no sobra ni falta nada. Es el concepto que hace que veamos algo bello y no sepamos porqué.

De statua (1464)
El definitor, instrumento inventado por Leon Battista Alberti.

De 1464 es su tratado De statua, en el que define la escultura tanto poniendo como quitando, dividiéndola en tres modos según la técnica utilizada:

Quitar y poner, esculturas con materiales blandos: tierra y cera;
Quitar, escultura en piedra;
Añadir, o sea, el realce sobre metal.

Más adelante Alberti fija sus reglas de procedimiento con los dos métodos: dimensio y definitio. El primero utiliza escuadra y regla y la teoría de las proporciones. El segundo, que utiliza un instrumento que el mismo Alberti había inventado, el definitor, cuyo objetivo es calcular las variables temporales producidas por el movimiento del modelo.

LINK A LA FUENTE

 

Leon Battista Alberti

(Génova, 1404-Roma, 1472) Arquitecto, teórico del arte y escritor italiano. Alberti fue, con Leonardo da Vinci, una de las figuras más representativas del ideal del hombre del Renacimiento, ya que reunió en su persona todos los conocimientos y habilidades de la época: erudito, humanista, escritor, arquitecto, escultor, pintor, cortesano y hombre de mundo.

Leon Battista Alberti

Hijo natural de un mercader florentino, se educó en Padua y Bolonia, antes de trasladarse a Roma en 1432 para desempeñar un cargo en la corte pontificia. Su contacto en Roma con los monumentos de la Antigüedad clásica dio pie a uno de sus primeros escritos: Descriptio urbis Romae (1434), primer estudio sistemático de la Roma antigua.

Ese mismo año regresó a Florencia, donde trabó amistad con los grandes artistas del momento, de Brunelleschi a Donatello y Masaccio. A Brunelleschi dedicó precisamente su tratado Della pintura (1436), en el que se describen por primera vez las leyes de la perspectiva científica, además de dar una visión naturalista del arte de la pintura.

En Florencia, Alberti trabajó como arquitecto para la familia Rucellai, con obras como el palacio Rucellai y el templete del Santo Sepulcro, que basan la belleza en la exactitud geométrica de las proporciones. En la primera de estas obras, Alberti combinó la geometría con la superposición de los órdenes clásicos, creando un modelo muy imitado de palacio renacentista. También se le debe la fachada de la iglesia gótica de Santa Maria Novella, en la que unió el característico taraceado de mármoles toscano a la sugestión de las figuras geométricas.

alberti-sta-maria-novella-2

Santa Maria Novella (Florencia)

En Roma, adonde se trasladó por deseo expreso del papa Nicolás V, redactó De re aedificatoria, un completo tratado de arquitectura en todos los aspectos teóricos y prácticos. Posteriormente se desplazó a Rímini, donde construyó el Templo Malatestiano, y a Mantua, donde se le deben las iglesias de San Sebastián y San Andrés.

Estas obras, que constituyen la síntesis de sus criterios arquitectónicos, se convirtieron, junto con las de Brunelleschi, en los grandes modelos del arte constructivo renacentista. También escribió un tratado sobre la escultura (De statua) y algunas obras de perspectiva y matemáticas.

ARQUITECTURA ITALIANA DEL QUATTROCENTO: LEON BATTISTA ALBERTI

LEON BATTISTA ALBERTI (Génova, 1404-Roma, 1472). Sacerdote, humanista, matemático, arquitecto y escritor. Se le considera el principal arquitecto Italiano del Quattrocento. Fue también un gran teórico de la Arquitectura, entre sus obras literarias destacan “De re ædificatoria” en el que establece las bases de la Arquitectura Renacentista para lo que se inspira en las obras clásicas de Marco Vitruvio; “De Pictura” y “De Statua”.

Se forma en Venecia, Padua y Bolonia, y viajará por toda Europa e Italia, empapándose de clasicismo. No se limita a trabajar en una única ciudad, pero puede ser prolífico ya que el diseña las obras para que otros las realicen.

Como arquitecto empieza a trabajar para Giovanni di Paolo Rucellai en Florencia, miembro de una poderosa familia de tintoreros, y sus formas constructivas parten del Arte Clásico, no del Medievo.

“Palacio Rucellai” (1447, Florencia). Realizado para la familia de su mecenas florentino, hoy en día sigue perteneciendo a la misma familia.

alberti-palacio-ruccellai-2

Sigue los modelos de los palacios Florentinos, con un sillar más marcado en los cuerpos inferiores que se suaviza con la altura al tiempo que se abren más vanos. El primer cuerpo alterna arcos y dinteles.

alberti-palacio-ruccellai-3

Separa los vanos con pilastras adosadas con capiteles clásicos superponiendo órdenes en la fachada como en el Coliseo Romano y corona el edificio con un gran alero. La altura de cada cuerpo es el doble de la altura de las ventanas que vemos en los dos cuerpos superiores y que aparecen cobijadas por arcos de medio punto, y la anchura se corresponde también con el doble de la anchura de las ventanas.

“Templo de Malatesta” (1450, Rimini). Segismundo Malatesta le reclama para realizar en Rimini un templo dedicado a su amante y luego tercera esposa, Isotta, y que quedará inacabado a la muerte del mecenas. Se realizó sobre la antigua “Iglesia de San Francisco” a la que añade aspectos profanos en relación a la familia de Malatesta, como la inscripción en la fachada.

El templo se encuentra aislado de otras edificaciones, realizado sobre un basamento al estilo de los templos romanos. Utiliza por primera vez su estilo de fachada en forma de arco de triunfo.

alberti-st-francisco-de-rimini

alberti-templo-malatesta-planta

Planta tomada de:
http://es.fundacionmedinaceli.org/monumentos/doc/sacra-capilla-del-salvador

La fachada parece sobresalir del cuerpo de la iglesia como fachada pantalla, dejando ver parte de la construcción trasera al estar inacabada. La fachada se distribuye en tres calles y dos cuerpos separados por altísimas columnas estriadas de capitel compuesto, la central abre un gran arco de medio punto que enmarca el vano de entrada con un ligero abovedamiento. La puerta es adintelada y se corona con un frontón triangular que enmarca un óculo, a los lados del dintel decoración de candelieri. Las calles laterales se elevan sobre un basamento y cobijan dos arcos de medio punto ciegos sobre que debían haber cobijado los nichos de Malatesta y su amante.

alberti-templo-malatesta

Entre el primer y segundo cuerpo hay una cornisa volada en la que iba a colocar las esculturas de los amantes. El cuerpo superior iba a ser rematado con un frontón semicircular enmarcado por dos volutas, que no se llegó a realizar, ahora quedan dos molduras triangulares con óculos abiertos y dos pilastras estriadas inacabadas. En los laterales de la iglesia abre arcos a lo largo de todo el muro que cobijan nichos.

El interior tiene mucho de la anterior iglesia gótica, los arcos son apuntados, solo en la cabecera encontramos un gran arco de medio punto que abre el ábside principal.

“Fachada de Santa María Novella” (Florencia, 1456) Termina la fachada que había quedado inacabada en el siglo XIV, el primer cuerpo no es suyo, en él podemos ver la utilización de arcos apuntados en vanos y hornacinas.

alberti-sta-maria-novella

De esta forma el interior de la Iglesia es Gótica mientras que la fachada es plenamente renacentista. Coloca en ella una inscripción en la que dedica la obra a su mecenas, Rucellai.

Utiliza el revestimiento de mármoles de colores en formas muy simples y geométricas de diseño. El conjunto de la fachada puede inscribirse en un cuadrado perfecto, que será la forma geométrica que domine en la realización de los elementos realizados por él. El cuerpo inferior que es el que contiene el gran pórtico de entrada lo remata con una sucesión de arcos de medio punto que enmarcan los arcos apuntados y enmarcados a su vez por cuatro columnas de fuste liso y capitel compuesto, el gran arco central es totalmente clásico, con pilastras con estrías que no llegan a la base y que sostienen un gran arco abovedado que enmarca una puerta adintelada con decoración de candelieri.

En el segundo cuerpo la zona central destaca sobre los laterales, como en las fachadas telón de épocas anteriores. Se realza esta parte con un gran óculo que se corresponde con el rosetón, el resto se decora con molduras cuadrangulares separadas por pilastras simuladas en pintura y mármol de color. Sobre este cuerpo un friso con la inscripción dedicatoria y el frontón triangular. Enmarcan este cuerpo dos grandes volutas con óculos ciegos.

“Iglesia de San Sebastián” (1460, Mantua). Encargada por la familia Gonzaga como capilla privada. Es de planta de cruz griega realizada en dos pisos, por lo que la fachada muestra una estructura original: un primer cuerpo con tres arcos que abren vanos de entrada a la capilla inferior y un segundo cuerpo que abre cinco vanos, los dos del extremo en forma de arco de medio punto y los tres centrales adintelados siendo el central más alto que los laterales y coronado por un frontón plano sobre volutas que sostiene a su vez un arco ciego.

alberti-sn-sebastian-mantuai-2-planta

Al piso superior se accede por escaleras situadas a la altura de los arcos de los extremos. Sobre el segundo cuerpo un entablamento con un friso sobre el que coloca un frontón muy volado y partido en su base para cobijar un vano adintelado abierto enmarcado en un arco.

alberti-sn-sebastian-mantuai-2

“Iglesia de San Andrés” (Mantua, 1462). Se considera la obra más completa de Alberti aunque tardó 300 años en hacerse y se han introducido modificaciones al diseño primitivo del artista. Realizada por encargo de Luis II Gonzaga sobre lo que había sido un monasterio benedictino del que se mantiene el campanile.

La planta original era centralizada, pero fue variando y posteriormente se le añadieron los brazos del transepto, lo que la convierte en cruz latina, aunque algunos denominan a esta iglesia basílica sin ser de planta basilical.

La fachada es la principal aportación de esta iglesia, para su diseño Alberti se inspiró en los arcos de triunfo romanos, especialmente en el de Tito. El cuerpo central lo forma un gran arco abovedado con casetones que se asienta sobre pilares con estrías que no llegan a la base; este arco enmarca la entrada a la iglesia que es mediante una puerta adintelada. Los cuerpos laterales se disponen en tres cuerpos, el primero tiene un vano adintelado que da paso a un pórtico, sobre él se sitúa un segundo cuerpo con una hornacina en forma de arco de medio punto y en un tercer cuerpo abre una ventana también de arco de medio punto. Dos enormes pilastras enmarcan estos tres cuerpos.

Remata la fachada con el friso y el frontón triangular que enmarca un óculo ciego en el centro y dos abiertos a cada lado. Por encima de la fachada se puede divisar una forma abovedada que no pertenece al diseño de Alberti y que probablemente solo sea un medio para limitar la luz que entra por una de las ventanas que da a los pies de la Iglesia. Tampoco se sabe si la cúpula estaba en el diseño original de Alberti.

La nave central única está cubierta por bóveda de cañón, la primera que se hace con estas dimensiones desde época clásica, tiene los casetones pintados, aunque no se descarta que Alberti hubiera querido hacerla con piedra haciendo casetones tal y como veremos en la bóveda de la fachada. A esta nave única se abren numerosas capillas enmarcadas por pilastras.

El altar se sitúa bajo una enorme cúpula sobre tambor en el que se abren numerosas ventanas de arco de medio punto, lo que llena de luz el interior.

Publicado por Isabel Warleta en 14:33
Etiquetas: Arquitectura, Arte Renacentista, Iglesias, Italia, Leon Battista Alberti, Palacios, Quattrocento

LINK AL ARTICULO DE ISABEL WARLETA
http://arteinternacional.blogspot.pe/2011/12/arquitectura-italiana-del-quattrocento_8885.html


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

POLIS - CIVITAS

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

EL BLOG DE JOSÉ FARIÑA

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

Foucault News

Activity relating to the work of French thinker Michel Foucault (1926-1984)

POLIS - CIVITAS

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

EL BLOG DE JOSÉ FARIÑA

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

Foucault News

Activity relating to the work of French thinker Michel Foucault (1926-1984)

A %d blogueros les gusta esto: