POLIS – CIVITAS

Inicio » Morfología urbana » MORFOLOGÍA URBANA

MORFOLOGÍA URBANA

Percy Acuña Vigil

Pensamiento sobre la ontología de la ciudad

En esta bitácora comparto mis reflexiones y otras informaciones que reflexionan sobre la ciudad como la concreción del juego del poder.

Blog Stats

  • 188,376 hits

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 405 seguidores

Registrado en:

Peru Blogs

MORFOLOGIA URBANA

 Autor: Mg. Arq. Alejandra SGROI

La Plata, 2011. (Primera Edición: 2009)

MORFOLOGÍA URBANA / FORMA URBANA PAISAJE URBANO

Introducción

Estudio de la forma urbana / paisaje urbano

Elementos de la morfología urbana:

contorno / traza / amanzanamiento / parcelamiento / textura o tejido / apariencia

El espacio / el espacio urbano:

 la calle / la plaza

recorridos / nodos / hitos / bordes / barrios

INTRODUCCIÓN

En este documento, el abordaje al tema “morfología urbana” o “estudio de la forma urbana”, se realiza desde el enfoque sistémico del planeamiento.

Entendiendo como SISTEMA al conjunto de elementos que interrelacionados entre sí conforman  una  unidad1,  la  CIUDAD  o  “lo  urbano”  se  puede  interpretar  como  un sistema espacial complejo y dinámico donde los elementos del sistema ciudad lo constituyen las actividades humanas que se desarrollan en localizaciones específicas o espacios adaptados y las interrelaciones entre esos elementos son las comunicaciones humanas que se establecen a través de canales2.

Por otra parte, cuando hablamos de ciudad se alude a distintos aspectos los que podemos agrupar en 4 componentes principales: económico, social, político y físico, entendiendo a éste último como el conjunto de estructuras materiales sobre el cual se asientan los otros 3 componentes (económico, social y político)3. Tal como Vigliocco y Meda lo expresan: “Dependiendo del enfoque, nos puede interesar no sólo las relaciones espaciales entre actividades y entre espacios en un momento particular en

el tiempo, sino también extender estas relaciones a un marco dinámico, centrándonos en los patrones de interacción y en los patrones de uso del espacio y sus interrelaciones en sentido evolutivo en el tiempo.” “El estudio de este tipo de sistemas hace necesario buscar formas de representarlos a través de “estados de equilibrio”, es

1 Mc. Loughlin, J. B., PLANIFICACIÓN URBANA Y REGIONAL Un enfoque de sistemas. 1971- pág. 77.

2  Meda R., Vigliocco M. A., ESTRUCTURA URBANA Y USO DEL SUELO Aplicación a Ciudades Bonaerenses.

1991- pág. 22/24.

3  Meda R., Vigliocco M. A., ESTRUCTURA URBANA Y USO DEL SUELO Aplicación a Ciudades Bonaerenses.

1991- pág. 17/20

decir  formas  en  las  cuales  el  sistema  engloba  conjuntos  de  componentes  y  sus

relaciones espaciales con cierta perdurabilidad en el tiempo”4

En este sentido la estructura urbana trata de representar a la ciudad como una síntesis donde aparecen solamente aquellas actividades, espacios y relaciones que tienen una cierta perdurabilidad en el tiempo.

En el estudio del fenómeno urbano, la forma urbana es uno de los aspectos a analizar para arribar a la estructura urbana. La forma o paisaje urbano es el resultado de la interacción de tres variables: El plano o soporte suelo, el uso del suelo y la edificación.

ESTUDIO DE LA FORMA URBANA5

Del plano o soporte suelo podemos destacar el trazado de las calles o entramado viario, que es uno de los elementos más difíciles de modificar de la estructura urbana. Está condicionado por el medio natural y a su vez condiciona la disposición de la edificación y el sistema de movimientos. Su estudio nos permite conocer el desarrollo de la ciudad a través del tiempo.

De la edificación, la forma y disposición de los edificios en la trama urbana o tejido, responde a los usos o actividades que ellos albergan. Y a su vez, como ya dijimos, el trazado de las calles y las funciones de éstas en la estructura vial condiciona el emplazamiento de los edificios en las manzanas.

En cuanto al uso del suelo, las actividades predominantes en cada zona, además de caracterizarla (zona comercial, central, residencial, industrial) requieren de una adecuación tanto de los espacios que albergan las actividades (parcelas y edificios) como de los canales de circulación (relativamente estrechas las calles comerciales, con buena accesibilidad y estacionamiento en las zonas centrales, con mayor soporte y ancho de calles en las zonas industriales, de tránsito lento en las barriales, etc).

Podemos decir entonces, que la forma y trazado de los edificios y calles de una zona urbana están en relación con las funciones que se desarrollan en ella, imprimiéndole una morfología especial. La morfología de una zona en la que predomina la función o uso residencial (barrio de viviendas), se diferencia notablemente de la morfología que percibimos en una zona donde predomina la actividad comercial o industrial.

Cabe aclarar que hay zonas donde no se percibe el predominio de un uso sino que conviven diversas actividades (vivienda, con talleres, depósitos o servicios) y que esa mixtura precisamente, es la que aporta una morfología particular a la zona.

4  Meda R., Vigliocco M. A., ESTRUCTURA URBANA Y USO DEL SUELO Aplicación a Ciudades Bonaerenses.

1991- pág. 27

5   Sobre  algunos  conceptos  extraídos  del  Centro  Aragonés  de  Tecnologías  para  la  Educación  Página  web:

http://www.catedu.es/webcatedu/)

VARIABLES / ELEMENTOS

   El plano o soporte

Medio natural: Accidentes geográficos

Vías de comunicación

Traza

  • Calles
  • Manzanas o bloques

   El uso del suelo

Actividades dentro de sitios

  • predominantes
  • complementarias actividades entre sitios
  • flujos de circulación
  • tipos de circulación

   La edificación

Forma Altura Tipología Materiales

Las tres variables mencionadas interactúan entre sí, se influencian y guardan tal relación que imprimen a la ciudad una huella que la hace poseedora de un “paisaje urbano” único o especial.

De  acuerdo  a  la  escala  de  análisis  que  se  lleve  a  cabo,  se  seleccionarán  los

“elementos” de la morfología urbana a estud

 ELEMENTOS DE LA MORFOLOGÍA URBANA6

 CONTORNO: Es la peculiar forma geométrica que adopta el perímetro delimitado por el crecimiento urbano. También se lo define como el perímetro que describe la mancha edificada de las aglomeraciones urbanas.

Contenido o difuso, el contorno siempre expresa de alguna manera las condiciones topográficas  en  que  una  aglomeración  se  desenvuelve.  La  transición  abrupta  de ciudad a campo es prácticamente desconocida, especialmente en las ciudades de llanura que –salvo raras excepciones- se desarrollan libremente a los 4 rumbos. Las murallas  o  los  accidentes  del  terreno,  buscados  deliberadamente  en  la  ciudad histórica europea, son elementos exóticos en la contraparte hispanoamericana y mucho más en la pampeana.

 ¿Qué define el adentro y el afuera de la mancha urbana? ¿Dónde trazamos el límite?

¿Es una línea o una franja?

 De la variable medio natural / soporte suelo debemos estudiar el tamaño de los bloques o manzanas, quintas y chacras y la traza que se conforma conjuntamente con las calles.

 De la edificación, su densidad de ocupación (en el área urbana el tejido es mucho mas denso que en la rural).

 De los usos del suelo, la actividad primaria (explotación agrícola -intensiva o extensiva- y ganadera) es propia del área rural, siendo las actividades terciarias – comerciales y de servicios- conjuntamente con las residenciales, las predominantes en el área urbana. La actividad secundaria –industrias- puede estar ubicada dentro del

 6 Extraído de “Randle Patricio, “LA CIUDAD PAMPEANA – geografía histórica – geografía urbana” OIKOS. 1977.

área rural, alejada de la urbana si es peligrosa o molesta, o dentro de ésta si se trata de establecimientos inocuos. En este último caso no influye en la determinación del contorno urbano.

 En algunas aglomeraciones urbanas o ciudades no se produce un corte abrupto entre área urbana y rural. El área “periurbana” constituye una franja donde conviven actividades propias de ambas áreas (productivas intensivas como criaderos, grandes equipamientos al servicio de la residencia, etc.) y con una densidad de ocupación intermedia (tejido muy disperso) con predominancia del vacío sobre el lleno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.Vigliocco M. A. “URBANIZACIÓN Y PLANEAMIENTO”. Civilidad. 1995. Pág.143

 

 

El prototipo “cerrado” representa el caso más característico de ciudad de llanura. Herencia más o menos directa  del campamento  romano  (mediterráneo) y  de  las colonias griegas (marítimas), suele comportarse especialmente a  lo largo  de  dos avenidas que se cruzan ortogonalmente, como otrora sobre el Cardo y el Decumano. De esta forma, aunque el casco urbano –la traza original- haya sido cuadrado o cuadrilongo, al predominar el crecimiento a lo largo de dichos ejes, configura una suerte de rombo que desvirtúa, en cierto modo, la figura original o la hace girar 45º.

 

Esta es la situación más común, la que rara vez se expresa en forma estrellada si no existen diagonales que la favorecen, por lo cual optamos por catalogar genéricamente el caso como “cerrado”. (San Pedro)

 

El contorno “lineal o alargado” es tan raro como los mismos valles fluviales de la pampa. Sin embargo, el frente fluvial del Paraná unido a la creciente tendencia a enhebrar sus aglomeraciones en una dirección paralela al río, al ferrocarril, a las rutas nacionales, a las líneas de alta tensión y diversos ductos, pareciera contribuir a que la forma lineal se fuera definiendo (Zárate).

 

 

Si bien la topografía de la pampa es bastante uniforme y las ciudades no buscaron por lo general sitios de gran variedad, esto no implica que no haya algunos casos en que las condiciones del terreno, o el error de cálculo hayan gravitado sobre el contorno definitivo de algunas aglomeraciones, imprimiéndoles su sello. Este tipo, que podríamos llamar “fragmentado”, obedece, como decimos, a situaciones naturales, frecuentemente el curso de un río, o tierras bajas que han impedido el crecimiento en una dirección dada (Magdalena). No debe descartarse, sin embargo, el caso de aglomeraciones que se desarrollan caprichosamente, configurando contornos curiosos

 

 

a causa de motivaciones artificiales, tales como la conservación del uso rural de tierras colindantes o la negativa al fraccionamiento urbano. Estos casos no obstante, son relativamente raros y pueden hallarse gravitando sólo en núcleos menores.

 

TRAZA: Es la pauta que describen calles y manzanas. Llamarla red vial seria técnicamente adecuado, si se tratara el aspecto funcional de la circulación y nos desentendiéramos de los islotes urbanos que configura. La traza, diseño básico de la ciudad tradicional que es suma de calles y casas, sigue siendo el esqueleto o la estructura formal en la que las partes se organizan como un todo.

 

Como todos los ítems de la morfología urbana, la traza está en estrecha relación con el proceso de crecimiento porque, simple en sus orígenes, sea por herencia de la tradición indiana o por la sencillez de los pilotos de mar, primero, y de los geómetras del Departamento Topográfico  de  Bs. As., más tarde, comienza  a  desligarse del planteo del caso en la medida que rebasa sus límites.

 

Así tenemos, en muchos casos, un núcleo primitivo de forma cuadrangular dividido en perfecto damero: “traza cuadricular” (Chivilcoy), que al comienzo crece prolongando sus generatrices, pero luego se desfigura a causa de obstáculos naturales.

 

 

En  cuanto  a  los  casos  típicos  de  traza,  hallamos  en  gran  cantidad  el  damero perfecto, aunque existen algunas variantes como aquellas en que el crecimiento rebasa la forma original con los consabidos crecimientos asimétricos que desvirtúan el orden básico o amenazan con su futura alteración. A esta categoría la  llamamos “irregular espontánea” (Pilar).

 

 

 

Como contraparte se hallan ejemplos del tipo “irregular deliberado”, trazas que son mucho más recientes que la cuadricular y que no hallamos como base de ninguna ciudad, sino tan solo de núcleos o barrios, especialmente en torno del Gran Buenos Aires. Originadas en el modelo de la ciudad-jardín y con la misma intención de recrear un ámbito imprevisto, sin regularidad. (Lomas del Palomar, Pdo. 3 de Febrero)

 

 

También hallamos un cuarto tipo derivado del damero, pero enriquecido por la vieja tradición  de  los  trazados  ideales,  de  fuerte  raigambre  geometrizante,  que  se concretara en el urbanismo barroco y resurgiera a la hora del racionalismo novecentista. La innovación en lo que a nuestros tenues ejemplos se refiere, consiste en la incorporación de ejes radiantes en el centro de la composición, que se expresan como diagonales que originan rotondas, plazoletas y otros elementos que rompen definitivamente la uniformidad cuadricular y buscan un cierto efecto dramático, cuando menos, bajo la forma de una alameda o bulevar: “traza barroca” (Adrogué).

 

 

 

 

AMANZANAMIENTO: Predomina el “amanzanamiento cuadra cuadrada” de resabio colonial que, con diferentes medidas, reproduce análogamente la manzana típica de las ciudades de la conquista; es más, este ejemplo puede hallarse en el loteo vigente con características semejantes.

La ochava de las esquinas, de creación relativamente reciente, es una concesión hecha al cambio operado en la función circulatoria de las calles, alterando levemente el cuadrilátero original.

 

Amanzanamiento rectangular”, en distintas dimensiones, brinda una mejor proporción en los lotes y en algunos casos racionalidad en la configuración de la red circulatoria, aunque en algunos casos solo obedece a una cuestión formal.

 

Amanzanamiento triangular”,  originado por la irrupción de diagonales sobre la trama reticulada. También origina manzanas trapezoidales con los consiguientes puntos de conflicto en el tránsito y dificultades en el fraccionamiento parcelario.

 

 

 

 

Sector céntrico de la ciudad de La Plata, con amanzanamiento cuadrado, rectangular y triangular. El parcelamiento se ve distorsionado respecto del original en “H” y en “X”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PARCELAMIENTO: “Tipo X” Con ligeras variantes, éste es el modelo universal

del  parcelamiento  de  la  manzana  cuadrada.  Adoptado  a  fin  de  lograr  la  mayor cantidad de fracciones con acceso directo a la vía pública, conforme lo requieren las normativas vigentes. Las líneas de contrafrente suelen hallarse a mayor profundidad de la calle en los lotes de mitad de cuadra. Esta circunstancia determina la figura que le da el nombre.

 

“Tipo H” Aplicado en amanzanamientos cuadrados pero especialmente en los rectangulares a fin de lograr lotes de superficies no demasiado dispares. Esto origina un tipo de parcelamiento en el que las calles circundantes –dos a dos- tienen un máximo y un mínimo de frentes, derivando en una desigualdad de oportunidades y posible perjuicio en la red de provisión de servicios. Para compensar este defecto el ing.  Chapeaurouge,  al  proyectar  la  planta  urbana  de  Campana  a  fines  del  siglo pasado, en la que el loteo estaba previsto dentro de este tipo, hizo girar 90º alternadamente este modelo, manzana por manzana, para no desvalorizar ciertas calles en beneficio de otras.

 

“Tipo Y” La manzana triangular, entre otros inconvenientes, tiene la dificultad de no poder ser parcelada racionalmente. De ella surgen lotes triangulares, cuadriláteros de todo tipo y aún polígonos más complicados. Las líneas de fondo configuran algo así como la antítesis del triangulo de base y que puede imaginarse como la letra Y.

 

“Curvilíneo” La introducción de la curva en el amanzanamiento complica su mensura, y la regularidad de sus lotes.

 

 

TEXTURA O TEJIDO: La textura o tejido es como la cobertura que se extiende

sobre la masa edificada, el arreglo de los elementos integrantes en forma de continuidad, es decir, la estructura que define las formas, principalmente en torno a la relación variante entre vacíos y llenos. El aspecto que se quiere enfatizar de la textura o tejido es la transparencia variable que se deduce de la mayor o menor compacidad y que permite percibir el suelo libre con distintos grados de frecuencia.

 

Según este criterio podemos hablar de textura “abierta o cerrada” conforme a la proporción  de  espacios  no  edificados  sea  en  forma  provisoria  o  definitiva.  Pero también puede caracterizarse la textura por la homogeneidad de la edificación, dado que hay tipos de edificación uniforme basados en la repetición de unidades semejantes.

 

 

 

Bº Monasterio en V. Elvira. Pdo. de La Plata

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Asimismo, también hay texturas urbanas formadas en base a elementos contrastantes, en los que se juntan altas y bajas densidades residenciales con industrias, parques o caminos.

 

 

 

 

Acceso a la ciudad de La Plata por Camino Centenario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabe aclarar, que no toda textura definida se extiende en vastas superficies y puede ocurrir que se presenten como parches de distinta naturaleza, enclavados en medio de un tejido de base. Del mismo modo, no todo tejido presenta caracteres fácilmente individualizables pudiéndose catalogar de netos o difusos, según los casos.

 

En suma, la textura o tejido –cerrado o abierto- puede o no revelar densidades, a que sólo se trata de la compactación de la superficie y no toma en cuenta la capacidad locativa ni el uso de los edificios. En esto consiste su limitación y conviene tenerlo presente cuando se utiliza el término.

 

“Tejido abierto” puede obedecer a dos situaciones diversas: la que refleja una solución de ocupación permanente, lograda en base a un parcelamiento holgado y a un bajo porcentaje de edificación del mismo; y la otra, que deriva de un estado intermedio en el proceso de compactación.

En el tejido abierto se verifican retiros de ejes medianeros, de frente y de fondo. Generalmente se combina con predios grandes parquizados y forestados.

 

 

 

“Tejido disperso” se aplica a los casos en que la ocupación es muy baja respecto del espacio libre, donde además de las características del caso anterior se trata de manzanas o bloques donde pocas parcelas están ocupadas. Se encuentra generalmente en la periferia de la aglomeración, compatibles con usos periurbanos.

 

 

 

Barrio en el Pdo. de Berazategui

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según P. Randle, el “tejido cerrado” en la manzana tradicional, no solo ha sido alcanzada por un gradual completamiento sino que además sus huecos –patios y fondos- fueron sustituidos por construcciones, dando como resultado un tejido compacto que prácticamente respira a través de la red de calles. También se lo denomina “tejido compacto”, generalmente coincide la línea de frente de la edificación con la línea municipal, conformando un frente continuo, y sin retiros de ejes medianeros laterales. Predomina el porcentaje de ocupación por sobre el terreno libre. Puede ser producto de parcelamientos anteriores al Dec. Ley 8912/77 de Ordenamiento Urbano y Territorial (en la prov. de Bs. As) con frentes muy pequeños de 8,66 m y con un proceso de ocupación sin control, en los centros más antiguos.

 

 

 

 

Tejido compacto: Sector céntrico

de la ciudad de La Plata, con alta ocupación del suelo

 

 

 

 

 

 

 

“Tejido  semi-compacto”:  La  línea  de  frente  de  la  edificación  presenta  algunos retiros, y si bien se asemeja al caso anterior en cuanto a la continuidad, el porcentaje de espacio ocupado es más equilibrado respecto del libre. Las variantes  que se

 

 

presentan    en  este  tejido  es  que  el  espacio  libre  puede  conformar  corazón  de manzana o con forma anular, o estar desmembrado, asociándose su lectura con la de “textura de grano fino” en los primeros casos y con la de “textura de grano grueso” en los últimos (por presentar más irregularidades).

 

 

 

Tejido semi- compacto: Sector del Casco fundacional de la ciudad de La Plata, con algunos retiros de frente y corazón de manzana desdibujado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Textura grano fino, cuando presenta caracteres de gran regularidad, de una homogeneidad formal que asemeja la de un tejido maquinado con un hilado sumamente parejo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bº Lomas del Palomar – Pdo. Tres de Febrero.                                Ciudad de Barcelona (Ensanche)

 

Textura grano grueso, cuando los elementos constitutivos de la textura son diversos y también es diferente la relación entre ellos, resulta similar a un tejido rústico de hebras deliberadamente desparejas.

 

 

 

 

Tolosa, Pdo. de La Plata. Sector  donde conviven barrios de vivienda, hipermercados, equipamiento educacional y deportivo (Estadio Ciudad de La Plata) sobre una traza ortogonal de distintas dimensiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

APARIENCIA: Aparte de toda caracterización formal, más o menos directa, existe

una nota tipificante del paisaje urbano que se basa en la evidencia visual: es lo que llamamos la “apariencia urbana”. Es el resultado de aspectos tangibles, tales como el tipo de edificación, su uso, su posición en la estructura –especialmente en relación al núcleo central-; así como también de una serie de imponderables que van unidos a aquéllos,   como   la   gradual   presencia   o   ausencia   de   elementos   naturales   –

especialmente plantas y árboles- la atmósfera vivencial que define la población peatonal, el ritmo de actividad callejera, la clase de tránsito automotor, etc.

Así no hay duda de que se pueden identificar al menos 3 categorías definitorias: centro, barrio y periferia, las que se pueden comprobar en cualquier aglomeración dentro de la región que estudiamos, con características sumamente análogas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro – Nueva York                                   Barrio de Adrogué                      Periferia de la ciudad de La Plata.

 

 

VÍAS DE CIRCULACIÓN: LA CALLE, como elemento base en la forma urbana

 

 

 

La calle es el elemento básico conformador de los distintos trazados urbanos y por ende uno de los determinantes en la forma de la ciudad sobre el territorio: en el trazado cuadricular o en damero, se conforma una malla regular y continua de calles; en el trazado irregular de la ciudad jardín, genera una red de calles sinuosas.

 

También constituye, conjuntamente con las plazas y parques, el espacio público predominante de la ciudad, pudiendo alcanzar entre un 20 o 40% del mismo.

 

Por otra parte, al observar el plano de una ciudad se pueden distinguir calles divisorias entre tejidos diferentes, otras que por el contrario constituyen elementos de sutura y penetración entre tejidos diversos, y calles con características diferenciales, como por ejemplo, cambio de ancho en determinados tramos, con rambla en el medio, de veredas amplias y arboladas, de recorridos sinuosos, con distinta forma, generando ámbitos distintos o situaciones espaciales particulares que marcan una impronta propia de cada ciudad o sector de ciudad. A estas calles se las identifica dentro de la trama y generalmente se manifiesta su característica especial en el nomenclador: “costanera”, “bulevar”, “Paseo”, Rambla” “Divisoria”, “Avenida”.

 

 

 

Por su relación con el parcelario urbano se las clasifica de distinta manera:

 

  • conforme el predominio de funciones o actividades que se desarrollen en ellas:

residencial, comercial, administrativa.

 

  • de acuerdo a su rol en la estructura vial principal:

primaria, secundaria y terciaria,

 

  • de acuerdo al tipo de tránsito / transporte:

vehicular / peatonal pesado / liviano público / privado

 

  • de acuerdo a su papel en la organización de barrios y sectores:

de acceso, estructurante, barrial, principal o avenida

 

 

 

 

EL ESPACIO / EL ESPACIO URBANO

 

El espacio es algo más que una realidad física y tridimensional. En tiempos diferentes y en diferentes contextos, se tratan diversas “clases” de espacio y es importante enunciar,  sin  ser  exhaustivos  y  desde  el  punto  de  vista  del  diseño,  algunos significados sobre el espacio. Nos vamos a referir al espacio humano, ya que el no- humano (interior de una pila) no requiere de diseño. Podemos distinguir entre espacio

 

 

diseñado y no diseñado, siendo el primero el que responde al menos a algunas reglas de organización.

 

La mayor parte de las acciones del hombre encierran un aspecto espacial, en el sentido de que los objetos a los que está dirigida la acción están distribuidos según relaciones tales como: interior y exterior, lejos y cerca, separado y unido, continuo o discontinuo.

 

Krier considera espacio urbano a “…todo tipo de espacio intermedio entre edificios, tanto si se trata de áreas urbanas como rurales. La definición geométrica de este espacio depende de la diversa disposición de las fachadas de las casas. Sólo a través de una lectura de sus características geométricas y cualidades estéticas accedemos a la consciencia experimental del espacio exterior en tanto que espacio urbano”.7

 

La calle y La plaza constituyen dos elementos básicos. Como espacios urbanos representan en el exterior lo que los pasillos y habitaciones representan en el interior de las casas: la calle equivale al pasillo en cuanto la función de circular y distribuir y a la forma “contenida” o estrecha con una direccionalidad; la plaza equivale a una habitación o al patio interno de la vivienda dado que la amplitud de su forma invita a quedarse.

 

En tanto la calle organiza y distribuye parcelas y su forma predispone a transitar, tiene un carácter más utilitario que la plaza, la cual cumple un rol más social, simbólico y estético y en muchos casos ha perdido su papel de pulmón verde (o nunca lo ha tenido), evolucionando con los hechos culturales e históricos que van dejando su impronta en la ciudad.

 

Refiriéndose a la importancia que tienen el contenido poético y la calidad estética del espacio y del cuerpo de construcción, Krier manifiesta: “La valoración estética de los tipos de espacio es independiente, tanto de contenidos funcionales efímeros como de interpretaciones simbólicas o social-históricas”.8

 

 

 

 

IMAGEN   PÚBLICA   DE   UNA   CIUDAD   SEGÚN   KEVIN   LYNCH:

elementos del espacio urbano9

 

La ciudad es una construcción en el espacio, pero se trata de una construcción en vasta escala, de una cosa que sólo se percibe en el curso de largos lapsos. Todo ciudadano tiene largos vínculos con una u otra parte de su ciudad, y su imagen está embebida de recuerdos y significados.

 

Los elementos móviles de una ciudad, y en especial las personas y sus actividades, son tan importantes como las partes fijas. No somos tan sólo observadores de este

 

 

7 Krier Rob, “EL ESPACIO URBANO” Edic. GG. 1985. Pág. 17.

8 Krier Rob, “EL ESPACIO URBANO” Edic. GG. 1985. pág. 21.

9 Extraído de la FICHA Nº 13 DISEÑO URBANO de la Cátedra. Autor: Arq. Raúl Meda.

 

 

espectáculo, sino que también somos parte de él, y compartimos el escenario con los demás participantes.

 

Un trazado urbano es legible cuando el habitante puede formarse una imagen ambiental clara y precisa del lugar donde se encuentra.

 

Las imágenes ambientales fueron ampliamente estudiadas por Kevin Lynch.   En su investigación, se valía de ciertos elementos físicos para configurar esta imagen ambiental y los clasificó en cinco tipos:10

 

Recorridos Nodos Hitos Bordes

Barrios o distritos

 

Los RECORRIDOS son uno de los elementos más significativos y están constituidos por los canales para el movimiento: calles, avenidas, autopistas, vías del ferrocarril. Sobre esta trama básica el habitante estructura su idea de ciudad.

 

Los NODOS son puntos focales dentro de esta trama urbana básica, tales como cruces de calles importantes, rotondas y plazas.   Los platenses, que tenemos una trama vial tan definida con avenidas cada seis cuadras y una plaza en la intersección de cada par de avenidas y diagonales que salen de ella, seguramente estructuramos nuestra imagen ambiental sobre la base de recorridos y nodos.

 

Los HITOS URBANOS son puntos de referencia que utilizan la mayoría de las personas para ubicarse en la trama urbana. Su diferencia principal con los nodos es que normalmente no son recorribles.   En nuestro país el hito mas conocido es el obelisco, que además de ser un elemento único, de características insólitas dentro de la ciudad, se ve reforzado por estar localizado en uno de los nodos de tránsito más importantes  de  Buenos  Aires.    Pero  no  es  necesario  que  sea  un  elemento  tan especial, cualquier monumento o cualquier edificio de características singulares, que tenga valores reconocidos por la comunidad, puede constituirse en un hito

 

Los BORDES son elementos lineales que, sin ser considerados sendas o lugares donde el peatón pueda circular, constituyen límites dentro de la ciudad.  El ejemplo típico es un río o arroyo caudaloso, pero también puede ser un desnivel topográfico, una vía férrea o incluso una autopista o una calle muy transitada.   Algunos bordes separan netamente dos sectores, mientras que otros – si bien dividen – plantean relaciones visuales entre ellos.

La  Avenida  de  Circunvalación  en  La  Plata  configura  un  borde  que  divide  pero relaciona ambos lados, mientras que las vías del ferrocarril en calle 1 dividen casi absolutamente el barrio norte del barrio de los studs.

 

 

 

 

10 Lynch: La imagen de la ciudad, pp. 61-111

 

 

Los BARRIOS O DISTRITOS son zonas urbanas relativamente grandes en las que un observador puede ingresar con el pensamiento y que tienen cierto carácter común.  La Plata es una ciudad con barrios muy característicos: cuando nos referimos a City Bell, Los Hornos o el barrio de los studs estamos hablando de distritos que tienen entidad, características muy definidas.

 

Estos cinco elementos son una abstracción de las piezas que conforman la imagen ambiental que cada ciudadano crea y lleva de su ciudad o incluso de su barrio, pero nos  ayudan  a  los  diseñadores  a  obtener  los  valores,  tanto  existentes  como potenciales, para la definición del entorno en el cual estamos trabajando.

 

Si  bien  estos  cinco  elementos  están  orientados  a  definir  una  imagen  visual  del espacio, porque la vista es el sentido más desarrollado que tenemos, no debemos olvidar que la experiencia del lugar está conformada por un conjunto de sensaciones donde también intervienen el sentido del movimiento, del olfato, del oído y del tacto. Los cambios de nivel, las diferencias en el pavimento, los aromas y los sonidos también contribuyen a formar la imagen ambiental.

 

El primer paso en el diseño consiste entonces, en desarrollar el proyecto de forma que contribuya a reforzar el sentido de la zona en la que se encuentra, relacionando la nueva propuesta con los elementos existentes en el emplazamiento y con los significados que los habitantes les asignan.

 

 

 

 

Bibliografía:

 

 

–     Centro        Aragonés        de        Tecnologías        para        la        Educación. http://www.catedu.es/webcatedu/

 

–     Mc. Loughlin,   J. B., PLANIFICACIÓN URBANA Y REGIONAL Un enfoque de sistemas. 1971- pág. 77.

 

–     Meda  R.,  Vigliocco  M.  A.,  ESTRUCTURA  URBANA  Y  USO  DEL  SUELO Aplicación a Ciudades Bonaerenses. 1991- pág. 17/20,  22/24 y 27

 

–    FICHA Nº 13 DISEÑO URBANO de la Cátedra. Autor: Arq. Raúl Meda.

 

–    Randle Patricio, “LA CIUDAD PAMPEANA – geografía histórica – geografía

urbana” OIKOS. 1977.

 

–    Vigliocco M. A. “URBANIZACIÓN Y PLANEAMIENTO”. Edit. Civilidad. 1995

 

–    Gordon  Cullen,  “EL  PAISAJE  URBANO  tratado  de  estética  urbanística”.  Ed.

Blume, Barcelona. 1981

 

–    Norberg-Schulz Christian,  “EXISTENCIA, ESPACIO Y ARQUITECTURA”. Ed.

Blume, Barcelona. 1975.

 

–    De Solà-Morales i Rubió Manuel, “LAS FORMAS DE CRECIMIENTO URBANO”.

Ediciones UPC. 2003.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

POLIS - CIVITAS

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

EL BLOG DE JOSÉ FARIÑA

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

Foucault News

Activity relating to the work of French thinker Michel Foucault (1926-1984)

POLIS - CIVITAS

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

EL BLOG DE JOSÉ FARIÑA

Bitácora de urbanismo y Planeamiento

Foucault News

Activity relating to the work of French thinker Michel Foucault (1926-1984)

A %d blogueros les gusta esto: