POLIS – CIVITAS

Inicio » 2016 » febrero

Archivos Mensuales: febrero 2016

El problema de las obras en el Centro Cívico de Lima

El problema de las obras en el Centro Cívico de Lima. (publicado en febrero del 2012)

Percy Cayetano Acuña Vigil

Centro cívico de Lima

Aca se ve quizá una de las primeras maquetas de como originalmente iba a ser el Centro Civico de Lima. Como se puede apreciar el numero y la disposición de los edificios era diferente a como finalmente se construyo.

Lo que me llamó la atención es esa torre que aparece en el emplazamiento del historio edificio Rímac. ¿Acaso en los años 60 se tenia en mente demoler esta obra de arte en arquitectura? La idea es congruente con la fiebre que por aquellos años impulso a los alcaldes de Lima a ampliar las principales avenidas a costa de expropiar, mutilar y demoler históricas casonas y otras que ahora solo quedan en el recuerdo.
Inclusive en una reciente entrevista a don Luis Bedoya Reyes este conto que tuvo la intención de comprar todas las manzanas entre la Plaza San Martin, los jirones Carabaya, Belén y la Av. Roosevelt para conectar la plaza del libertador con el Paseo de los Héroes Navales y hacer así un solo espacio publico. Al final se desecho la idea porque la municipalidad no tenia los fondos para pagar la expropiación…

Esta circulando un video en donde se dan opiniones sobre las obras realizadas en el CCL, en base a una explicación proporcionada por los seudo “proyectistas” que han destruido el proyecto original .

Este video pasaría sin comentarios si no fuese porque se refiere en el fondo al problema de la arquitectura en nuestro medio.

En mi concepto debe decirse lo siguiente:

1. Los proyectista de hoy han destruido con su propuesta el partido urbanistico que tenía el CCL. La única obra con partido urbanistico en Lima, icono de la ciudad y referente visual. Lo más destacado de esto es que ni siquiera se dan cuenta del problema que han causado.

2. Los proyectistas de hoy han destruido la filosofía arquitectónica del proyecto, y no se dan cuenta. La razón de ser de los espacios, la organización espacial en terminos de sus conecciones visuales con los espacios circundantes, todo lo han destruido, y no crean nada mejor ni más interesante. Lo que han hecho es un travestismo arquitectonico de poca monta que no da la talla para enfrentar la propuesta original de los maestros arquitectos que planearon este conjunto.

3. Los proyectistas de hoy han hecho simple decoración, kitch y de pésimo gusto, impertinente e inapropiado, que destruye el sentido de los espacios, empleando recursos vulgares convirtiendo el CCL en cualquier cosa sin alma y sin identidad.

4. Por lo expuesto se percibe que los proyectistas no tienen autoridad arquitectonica y han dejado que los intereses comerciales se impongan en todo el proyecto. No hay arquitecto, el comerciante es el que ha dictado lo que desea, y con esto se ha vandalizado todo el proyecto, al igual y peor que las hordas lumpen que lo saquearon.

Estos cuatro puntos muestran en mi concepto lo que esta haciendo la educación que hoy se da en las facultades de arquitectura. Confusión de fines, metas y objetivos. Peor aún muestra la inoperancia de los entes administrativos que deberían ocuparse de esta situación, en donde se esta vandalizando todos los pocos proyectos arquitectónicos de valía que tiene la ciudad.

La arquitectura en nuestro medio responde a las palabras de los proyectistas, simplementen se adecuan a lo que el comerciante en este caso quiere, sin capacidad de orientación y de guía. Ahí es que se ve la autoridad del arquitecto, pero si no sabe y no puede argumentar lo más simple es contribuir a realizar una destrucción más.

Es interesante como en el video ninguno de los participantes se hace uso de argumentos que no sean de factura puramente emotiva y sentimental, sin hacer referencia a teoría de la arquitectura, sin hacer referencia a proposiciones basadas en los valores universales de la arquitectura, y antes bién se hace uso de prejuicios y afirmaciones sin base y sin justificación con el pretexto de poses frente a la arquitectura sin validación.

En Urbanismo Lima esta jalada

Lima urbana 2

 Comparto esta entrevista por considerarla de actualidad a pesar de que es del año 2010.

Han pasado seis años y las condiciones de la ciudad han empeorado en todo orden de cosas. En urbanismo la situación es caótica. Ha devenido en tierra de nadie salvo para la informalidad que campea y las “coimas” que son el “pan de cada día”. Además las nociones de civismo y urbanidad se han perdido campeando la “ley de la selva” en el día a día en sus calles. En este contexto el negocio de la arquitectura y la arquitectura del negocio se desenvuelven como en su “caldo de cultivo”, sin valor y sin aportes.

Decano del Colegio de Arquitectos del Perú: “En urbanismo estamos jalados”

Javier Sota Nadal afirma que el 70% de la edificación del país es informal. Dice que la capital crece hacia el sur

Decano del Colegio de Arquitectos del Perú: “En urbanismo estamos jalados”
Por Mariella Balbi (20 de septiembre del 2010)

¿En el ámbito de urbanismo, de proyección de la ciudad, Lima y el Perú están jalados?

Definitivamente jalados. Parece radical, pero el Perú dejó de hacer ciudades en 1960 porque el proceso informal –que según José Matos Mar es un fenómeno mediante el cual el mundo andino va a la costa en busca de servicios y mejores oportunidades–, al no recibir una respuesta del Estado, creando urbanizaciones modernas, invade la ciudad. La descripción más precisa de una ciudad en el Perú es esta: un centro urbano con trazos que vienen, en algunos casos desde la Colonia, más o menos consolidado, ahora en proceso de deterioro, y un cinturón barrial. Así es Arequipa, Lima, Chiclayo y otras ciudades. Esto tiene connotaciones urbanísticas, sociales y funcionales muy negativas. Dar calidad de vida urbana a nuestras ciudades es más caro que en otros países porque generalmente se invaden lugares inadecuados para urbanizar: los cerros, lo destinado para parques y recreación. La calidad de vida urbana tiene que ver con lo que el habitante tiene dentro, pero también fuera.

Enorme problema, aunque no se percibe.
El Perú está creciendo, desarrollándose bien económicamente, pero este gobierno es el que menos ha pensado en las ciudades.

¿Por qué?
Tiene que ver con el perro del hortelano. No son razones ni de izquierda ni de derecha. El sector construcción es uno de los motores más poderosos de la economía porque no solo es fierro y cemento. Incluye muebles, electrodomésticos, cableado. De manera equivocada, el presidente Alan García (o el Ejecutivo) planteó que quienes quieren una regulación de la ciudad, conservar los valores de Barranco o Rímac, por ejemplo, son el perro del hortelano. Decidieron entonces que debía darse una desregulación, y se publicó una ley que permitía licencias automáticas y la aplicación del silencio administrativo positivo para el sistema de aprobación de edificaciones.

¿Y cómo ha funcionado esto?
Las dos edificaciones de Barranco que están en conflicto se aprobaron con el silencio administrativo positivo. La licencia automática tuvo modificaciones y esto se detuvo un poco por el temor de las municipalidades, de los propios inversionistas y proyectistas. Creo que el silencio administrativo positivo no es constitucional. Ha terminado en un delito flagrante. Si usted viola los parámetros urbanos (regulaciones municipales de altura, edificación) y pone más altura de la permitida, presenta su expediente y le dice al funcionario que lo deje ‘dormir’, que no le conteste para que se aplique este mecanismo.

¿Se coimea al funcionario?
Así es. Pero el silencio administrativo positivo se aplica cuando terceros no están implicados, por lo tanto debería ser inaplicable al sector construcción. A García se lo sugirió o impuso un sector del capital inmobiliario absolutamente voraz que no quiere ninguna reglamentación. Arquitectos, ingenieros, constructores, la Sunat están felices con el ‘boom’ inmobiliario, que no solo se da en Lima, sino en todas las ciudades grandes, pero una parte del crecimiento de la construcción está destruyendo la calidad de vida urbana en el país.

¿Pueden conciliar la expansión de la construcción y la calidad de vida urbana?
Los arquitectos del Perú creemos que sí. En las ciudades modernas, desarrolladas, conviven la arquitectura histórica y la moderna del negocio inmobiliario.

¿Lima es un caos?
Es un caos absoluto. Está densificándose enormemente, las agresiones ya no son solamente visuales, también sonoras o de contaminación ambiental. Sobre el trazado actual de Lima vivía un millón de personas. Sobre ese mismo trazado, con prácticamente las mismas áreas verdes, hoy viven nueve millones de personas. Distritos como Surquillo que no tienen ni un solo parque.

¿El auge de la construcción está destruyendo la memoria histórica, arquitectónica de Lima? Pienso en barrios como Santa Beatriz, Breña…
En realidad sí. Lo que pasa es que no todos tienen esa sensibilidad histórica. Si, por ejemplo, conversamos con la Comisión de Vivienda del Congreso, sabrán de construcción, pero no de patrimonio o historia, con seguridad. Lima debe conservar esos tejidos históricos. Es posible hacerlo y además que sean rentables. Esa arquitectura no solo es valiosa estética e históricamente, sino también económicamente. Ciudades como París o Roma valen por su patrimonio arquitectónico. Nosotros lo estamos perdiendo. El Centro de Lima tiene un valor enorme, pero no se conserva como es debido. También es cierto que la movilidad de los limeños a barrios como Chorrillos o Breña genera una cultura urbana distinta y la creación de espacios culturales, actividad comercial, cines, servicios urbanos. El crecimiento de la construcción también tiene aspectos positivos.

¿Quién lidera el crecimiento de la ciudad?
Las constructoras lideran el crecimiento urbano. Hay una gran promoción de la inversión inmobiliaria. Y está bien, pero las municipalidades locales son aún órganos débiles. Quisieran controlar, conducir el crecimiento, pero no pueden. Algunas sí, como Cusco, Arequipa, los intentos en San Isidro, Barranco. Tienen normas fuertes y las hacen cumplir.

¿En Lima hay un manejo, un gobierno de esta expansión urbana?
Es un intento fracasado. Tiene que ‘empoderarse’ a la municipalidad de la capacidad para conducir efectivamente el proceso de crecimiento urbano. No es una tarea del Gobierno Central. Falta una ley de desarrollo urbano bastante más clara y precisa para que la ciudad formal avance. No se trata de que Cofopri titule por titular para resolver un problema social electoral. De esa manera se están consolidando las deformaciones de la ocupación urbana. Por ejemplo, los ciudadanos de Lomo de Corvina están en una duna en la cual siempre va a ser difícil vivir y resolver los problemas de agua, desagüe, electricidad, etc. La población urbana en el Perú es largamente predominante. El 70% de los peruanos viven en ciudades. Cuando somos más y estamos más aglomerados, necesitamos de una mayor regulación. No incrementar la desregulación.

¿Lima puede ser manejable si incrementa sus 9 millones de habitantes?
Podría, pero si el crecimiento es racional.

¿Cuán perforada está la Municipalidad de Lima por ese sector constructor voraz?
No creo que lo esté tanto. Siempre ha mantenido una seriedad en ese sentido. Las municipalidades locales son perforadas permanentemente. No creo que en Lima se haya dado un silencio administrativo para edificar algo.

Pero las municipalidades locales se quejan de la injerencia de la de Lima en su zonificación.
Seguramente la decisión fue tomada con la zonificación urbana que prevalecía en su momento. Lo que necesitamos es plantear un plan de desarrollo urbano.

La zonificación cambia permanentemente, son períodos cortos.
Necesitamos una zonificación con mayor permanencia, estabilidad jurídica, reglas de juego a largo plazo. Eso fue lo que logró la inversión minera. Si hago una inversión inmobiliaria requiero saber qué pasará con ella. La zonificación tendría que durar 25 años de seguridad jurídica. Los municipios locales ahora están en función de las presiones de los constructores y de los vecinos que un día dicen una cosa y después otra. Falta regular esto y revisar el Reglamento Nacional de Construcciones.

La explosión constructora se da sin mucho orden en la Lima norte, en la Lima sur.

Esas municipalidades son muy débiles. En promedio, solo el 20% de sus habitantes pagan arbitrios e Impuesto Predial. No olvide que el 70% de la edificación del país es informal, solo el 30% es hecha por arquitectos, calculada por ingenieros, con planos sanitarios, eléctricos; y con cálculo estructural. En algunos distritos de Lima norte sí se construye de manera formal. Se sabe que eso da valor a la propiedad. Cierto, la Lima norte, por ejemplo, ha sido construida gracias a la pujanza de los emprendedores. Incluso han creado una estética propia, pero evidentemente no ha seguido las normas mínimas para una edificación. Hay algún orden, están las avenidas comerciales, con edificaciones de cinco a siete pisos, pero la vivienda de los más pobres llega a la cabecera de las quebradas. Es el orden del desorden. El único distrito de la Lima de los conos que tuvo un trazado fue Villa El Salvador.

http://elcomercio.pe/politica/gobierno/decano-colegio-arquitectos-peru-urbanismo-estamos-jalados-noticia-641882

Teodoro Hampe: Historiador y educador

Murió destacado historiador y educador, Teodoro Hampe Martínez

Hampe Teodoro

Gran pesar ha causado en los círculos académicos, la muerte del destacado historiador y educador Teodoro Hampe Martínez

Teodoro Hampe Martínez
Lamentable pérdida para el círculo de la educación y la historia del Perú | Fuente: amautacunadehistoria.com | Fotógrafo: Archivo

A los 56 años de edad murió el destacado historiador y educador peruano Teodoro Hampe Martínez, autor y compilador de diversas publicaciones que abordan la historia de nuestro país.

El antropólogo y ex viceministro de interculturalidad, José Carlos Vilcapoma lamentó la partida de Hampe a quien describió como ” Gran historiador y sobre todo (perdonen) mi amigo, entrañable, transparente y leal. Él le puso el título a mi libro Aprender e Investigar. Arte y método del trabajo universitario. Con él viajamos varias veces al Mantaro; descubrimos en Ocopa el incunable de Antonio Ricardo; escribimos el reciente libro Las Cortes de Cádiz, que no alcanzó a ver la luz, entre otros proyectos y reuniones aquí y allá”.

En su blog, José Antonio Benito le dedicó también sentidas palabras: ” Conocí al Dr. Hampe en Salamanca, en 1991, en el II Congreso “Los Dominicos en el Nuevo Mundo”. En la UCSS nos habló del Proyecto monárquico de San Martín y Punchauca. Compartí el programa de TV sobre Santa Rosa en PAX y varios eventos en Arequipa y Lima (…) Otro gran historiador del mundo hispanoamericano, del derecho, de las mentalidades, de la cultura…que se nos fe. Mi oración por el eterno descanso de su alma y mi más sentido pésame a sus familiares y amigos”.

Teodoro Hampe (*)

Teodoro Hampe Martínez es Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid (1986); profesor ordinario en la Pontificia Universidad Católica del Perú y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, e invitado en varias otras universidades del Perú y el extranjero. Es miembro de número del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, del Instituto Ricardo Palma y de la Sociedad Peruana de Estudios Clásicos. Miembro nacional principal del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, desde el año 2006 y miembro correspondiente de la Academia Argentina de la Historia, la Casa de la Cultura Ecuatoriana y la Sociedad Chilena de Historia y Geografía. Es autor y compilador de una docena de libros y más de un centenar de artículos, publicados en revistas especializadas de América y Europa

(*) Tomado de semblanza de librosperuanos.com

http://rpp.pe/peru/historia/murio-destacado-historiador-teodoro-hampe-martinez-noticia-936272

La rebelión del Cusco,

Teodoro Hampe Martínez
El verdadero bicentenario de nuestra emancipación.
La rebelión del Cusco, por Teodoro Hampe Martínez

Cusco

Plaza de Armas de Cusco.
Una de las explicaciones habituales para entender el “retraso” en la independencia del Perú se halla en la labor del virrey Fernando de Abascal, quien impidió que se formaran juntas de gobierno en el territorio bajo su mando. No llegó a evitar, sin embargo, que en 1814 se diera el movimiento rebelde del Cusco, liderado por los hermanos José, Vicente y Mariano Angulo, que logró la constitución de una junta presidida por el brigadier Mateo García Pumacahua el 3 de agosto de ese mismo año.

Arequipa, Cusco y Huamanga formaron el eje de una serie de movimientos durante la coyuntura cuyo inicio cabe situar en la gran insurrección de Túpac Amaru, seguida del ciclo convulsivo abierto por el vacío de poder que dejó el traslado forzado de Fernando VII a Francia. Esto permite apuntar la existencia de “un proyecto alternativo al defendido por las autoridades virreinales y las élites limeñas, en demanda de una mayor autonomía frente al centralismo capitalino”, según Núria Sala i Vila.

La rebelión cusqueña estalló por la negativa de las autoridades a aplicar plenamente las provisiones electorales de la Constitución gaditana. Después de que los hermanos Angulo capturaran el poder, el objetivo fue la independencia de la monarquía española y la colaboración con las fuerzas separatistas de Buenos Aires.

Este levantamiento fue el más significativo del temprano siglo XIX, por su envergadura y por involucrar a la ciudad más importante del mundo andino. Estuvo liderado en principio por miembros de la clase media letrada, criolla y mestiza. Pero la adhesión de Pumacahua, cacique de Chinchero, le dio un nuevo carácter étnico. Rápidamente se plegaron los indígenas y se dieron manifestaciones de nacionalismo inca, declarando su intención de crear un imperio autónomo con base en Cusco.

Sin embargo, la radicalización del movimiento por parte de los indígenas y las violentas acciones contra toda clase de explotadores –incluyendo a mestizos y criollos– provocó que la dirigencia se apartara de las bases, y esto originó su colapso antes de la llegada de las tropas enviadas desde Lima. La gran dimensión y articulación multiétnica que alcanzó este evento ha permitido afirmar a ciertos estudiosos que de haber continuado el apoyo de los criollos, lo más probable es que la rebelión de Cusco habría logrado una victoria contra el poder centralista limeño. Jorge Basadre señala que esta rebelión habría desembocado en una república de espectro mucho más popular que la que se dio después de 1821.
Si bien se mira, lo que han celebrado en los últimos años los países vecinos de América Latina es la constitución de juntas de gobierno, que se formaron invocando el principio de soberanía popular y la circunstancia de estar ausente el legítimo rey. No fue una independencia definitiva la que se proclamó en 1809 y siguientes años sino declaraciones de autonomía de carácter municipal.

Ese mismo fenómeno privó en la junta que se estableció en la ciudad de Cusco con la presidencia del cacique Pumacahua. Cusco tenía el mismo rango de sede de audiencia que Lima, pero una visión reduccionista, capitalina, de la historia peruana ha llevado a desconocer la importancia de aquel suceso. Porque aún seguimos “ninguneando” lo andino o serrano, la mayoría de la gente no se ha percatado de que esta efeméride significa realmente el bicentenario de nuestra emancipación y que deberíamos prestarle la más grande atención.

http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/rebelion-cusco-teodoro-hampe-martinez-noticia-1748112

San Miguel y la piuranidad, por Teodoro Hampe Martínez

Sobre las celebraciones por el origen de la ciudad de Piura.
San Miguel y la piuranidad, por Teodoro Hampe Martínez

Teodoro Hampe Martínez
Historiador y educador

Piura

Desde hace varias décadas está en pie una acerba discusión sobre los orígenes históricos de la ciudad de Piura y la fecha exacta de su fundación española, en el siglo XVI. El asunto es de obvia relevancia, al punto de haber involucrado a las autoridades políticas y eclesiásticas de la región, a la comunidad académica y al público en general. La complejidad radica en la inexistencia de pruebas documentales que permitan establecer con certeza ese punto de arranque de la colectividad hispano-peruana.

La cuestión se encendió por 1932, cuando se alistaba la conmemoración del cuarto centenario de la llegada de Francisco Pizarro a las tierras de los incas. Se promulgó entonces la Ley 7517, que decretaba el 15 de julio como fecha de fundación de la primigenia ciudad de San Miguel, a orillas del río Chira. La base de esta norma se halla en los estudios de algunos investigadores locales, que habían establecido la probabilidad de esta fecha sobre las referencias de los cronistas más tempranos. Pero luego aparecieron nuevas evidencias en el Archivo General de Indias, que invitaban a retrasar la fecha de la fundación de San Miguel de Tangarará.

De aquí surgió la convocatoria a un memorable encuentro de académicos, en 1997, que concluyó que aquella ciudad debió haberse instalado entre el 10 y 18 de agosto de 1532, y con relativa probabilidad el 15. Las observaciones surgidas de ese certamen crearon una fuerte corriente de opinión, que ha terminado por mover los festejos de la Semana de la Piuranidad a agosto, teniendo como fecha central el día 15. Pero quizá no sea gratuita la preferencia por esta fecha, pues coincide con la festividad católica de la Virgen de la Asunción, patrona jurada de Piura.

Además, el 15 de agosto coincide con la fundación de la moderna ciudad de San Miguel en el valle del Chilcal, en la cuenca del medio Piura (1588), donde todavía se ubica esta pujante y cálida población, capital de provincia y de región. Sin embargo, tengo la convicción de que no deben desconocerse los antecedentes urbanos de San Miguel de Tangarará, lugar donde comenzó su andadura ese sincretismo tan complejo y rico, nutrido de las vertientes andina e ibérica. Hoy los habitantes del humilde caserío reclaman ante las autoridades de los gobiernos central y regional por la prolongada desatención, la deficiente infraestructura y la falta de servicios básicos, sin haber obtenido siquiera la categoría de distrito.

No han faltado épocas en que la Semana de la Piuranidad se celebraba en octubre, en recuerdo de la heroica inmolación de Miguel Grau Seminario, el hijo más ilustre de esta región. Hecho que nos lleva a comprobar que toda fecha conmemorativa es simbólica y se subordina a circunstancias de orden político, ideológico, cultural o religioso.

En vista de lo señalado, no sería impropio sugerir una fecha alternativa de celebración, que ayude a aglutinar la memoria e identidad de diversas comunidades que albergaron la famosa Ciudad Volante en algún momento del siglo XVI. Esto propendería a evocar debidamente a San Miguel Arcángel, el patrono de la ciudad y del propio Grau. Sugiero, pues, que sería adecuado reconocer el lugar especial que en la historia e identidad regional de Piura corresponde al arcángel guardián del ejército celestial, celebrando como fiesta oficial de esta colectividad el 29 de setiembre, según el santoral de la Iglesia católica.

http://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/san-miguel-y-piuranidad-teodoro-hampe-martinez-noticia-1843678