POLIS – CIVITAS

Inicio » 2012 » enero

Monthly Archives: enero 2012

Anuncios

¿Qué quiere decir desarrollo urbano para Lima?

Quiere decir pensar en términos de politicas de desarrollo regionales.

Pensar que la Macro región Lima es primero todo el departamento de Lima, y luego que la región de Lima es todo el país.

Esto obliga a pensar en términos de planificación integral. Y este pensar es tarea del gobierno municipal quien debe tener la instancia técnica de planificación que posibilite que este pensar se transforme en planes y programas y proyectos concretos y concertados con el gobierno central y con los diversos sectores de la actividad publica y privada.

Además de esta tarea estratégica de planificación global que señala las grandes líneas de acción de desarrollo se requiere:

  • Promover la construcción de la infraestructura que requiere la ciudad.
  • Dar la legislación que permita que el gobierno municipal tenga autoridad ejecutiva sobre la ciudad. Esto implica planes, programas y proyectos eficaces y eficientes desde el ámbito municipal.
  • Dar la legislación que permita que el sector privado se haga cargo en forma planificada de la construcción de la infraestructura que requiere la ciudad.
  • Difundir los programas de educación que los habitantes requieren para utilizar, mantener y preservar su ciudad y ejecutar los proyectos educativos que lo permitan.
  • Promover la ejecución de proyectos que tengan por objetivo que la ciudad sea competitiva con otras ciudades de su rango jerárquico en base a las ventajas productivas que tenga.
  • Establecer un marco legal que privilegie las inversiones de acuerdo a estas ventajas competitivas.
  • Promover actividades de aglomeración en base a las ventajas competitivas a fin de optimizar los costos de producción.
  • Promover la producción en forma concertada con toda el área de influencia nacional y con los mercados del área andina, el MERCOSUR, el mercado norteamericano, europeo y el mercado del pacifico.
  • Impulsar concertadamente el desarrollo del factor humano en la región a fin de que pueda competir globalmente en tecnología y conocimiento.

Estas son las condiciones para hablar con base y sustento de un proceso de desarrollo urbano para Lima.

Los aspectos formales, espaciales y perceptúales corresponden al nivel de los proyectos urbanísticos en donde los juicios de valor que se puede tener sobre ellos dependen de las opciones de desarrollo que se tomen a nivel de la política de desarrollo que se concrete para la ciudad. Sin esta base son simples utopías y especulaciones deformantes.

Anuncios

¿Porqué fracasan los planes urbanos?

Se suele leer sobre el Plan urbano de Lima textos que refieren que éste ya caducó, porque ya tenía un atraso de casi tres décadas, que su imagen de ciudad era de los 80, cuando ésta era otra y en crisis de subsistencia; que  su modelo de plan fue elaborado tenocráticamente  y que devino en  anacrónico.

Encontramos textos que ingenuamente sostienen que porque uno hace un dibujo de zonas y les pone nombres raros  y colores, alguien le va a hacer caso; y que confunden ese deseo, y esas maquetitas que sueñan  sobre lo bueno que sería que todo fuera bonito, con enfrentar realidades problemáticas y duras como las de Lima.

Todos estos discursos no llevan a nada, tal como ocurrio con el plan de desarrollo urbano a proposito de la destrucción de la ciudad de Pisco, y que sólo sirvió para que sea apetito de contratistas y de ONG´s  que querian lucrar con esta desgracia.  Esta realidad es la que enjuician mis tesis.

En mis artículos vengo sosteniendo estas tesis.

Estos “planes urbanos” fracasan por dos tipos de razones:

Estrategia inapropiada y pobre implementación. La estrategia puede ser inapropiada debido a:
• Obtención de Información inapropiada
• No entender la verdadera naturaleza del problema
• No ser capaz de obtener el objetivo deseado
• No prever que los recursos de la organización encajen con el entorno y por esto no es realizable.

No prever implementación:
• Sobreestimación de los recursos y habilidades
• Fracaso de coordinación
• Intento poco efectivo de obtener el soporte de otros
• Subestimación de los recursos de tiempo, personal o financieros necesarios
• Ausencia de concepción de plan y fracaso en seguir lo que se denomina plan establecido.

Si en el pasado solía ser “el genio” el que dictaba la visión y la misión de la misma, actualmente se tiende a que sea un producto colectivo y consensuado en el que participen todos los implicados en su realización.

De acuerdo a este método interactivo:
• La visión ya no puede ni debe ser dictada por “el genio”, sino que es una visión compartida por los actores.
• La misión no puede ser una mera declaración, sino que debe llevarse a la práctica en acciones concretas a lo largo de un período y en forma consistente y no esporádica.
La planificación estratégica se debe hacer periódicamente ya que la ciudad es un ente dinámico en permanente modificación.

Lima sin Plan de desarrollo urbano

¿Porqué Lima sin plan urbano?

He leído un comentario sosteniendo que una dependencia de la Municipalidad de Lima “hace” planes urbanos. Evidentemente quien escribe no conoce de que está hablando. Esa dependencia municipal tiene el nombre de que planifica, pero eso solo es de nombre porque la Municipalidad no puede planificar porque por ley esta compite con la actividad privada, y por lo tanto sólo organiza, orienta, evalúa y promueve. Esto no es planificar nada.

Además no comparte con la comunidad en forma abierta y transparente su trabajo, y lo que hace no tiene relación con las acciones concretas que realiza la Municipalidad.

Peor aún no se tiene una concepción de plan moderna adecuada a los retos que tiene la ciudad y al rol que debe cumplir en el contexto de la globalización y de los requerimientos estratégicos que debería preverse, por lo que todo su trabajo fracasa porque no tiene un plan de referencia, porque este no existe como tal.

Finalmente al no tener identificada la naturaleza del problema de la ciudad porque este rebaza sus posibilidades, no puede establecer objetivos para la ciudad y prepararse para lo que viene. El crecimiento espontaneo de la ciudad rebasa todas sus posibilidades y cuando se enfrenta con casos concretos la realidad ya ha rebasado los intentos de paliar problemas estructurales mediante documentos obsoletos como son los planos de zonificación.

Se sigue con instituciones antiguas que no se han modernizado, sin apoyo para el trabajo de los valiosos profesionales que laboran en ella pero que se encuentran desamparados por un marco legal obsoleto y por una miopía estructural institucional frente a la naturaleza eminentemente política que tiene la acción de planificación del futuro de la ciudad.

Estas notas las comparto con la finalidad de abrir una mejor comprensión de lo que la naturaleza problemática de nuestra ciudad capital requiere de sus arquitectos y planificadores y en realidad de sus ciudadanos que ya comprenden que estamos en una democracia que debe ser de saber y de deberes.